Aún sin un solo diente...

Si a los 12 meses no tiene ni siquiera un piquito, no te preocupes; hay niños en los que el ritmo de dentición va más lento.

Algunos bebés muestran su primer diente antes de los 4 meses y a otros no les sale hasta pasado el año. Esto no quiere decir que exista algún problema de salud, a menudo la causa es la herencia genética: si los padres (al menos uno) tuvisteis un retraso en la dentición, es muy probable que a vuestro hijo también le ocurra.

Descartar trastornos
Por tu tranquilidad, debes llevarlo al pediatra para que le haga una revisión y descarte alguna carencia nutricional. El médico le realizará una exploración, valorará su historia clínica (problemas al nacer, antecedentes familiares, etc.) y se fijará especialmente en su cabello y en sus uñas: si presentan un aspecto frágil y quebradizo, es probable que al pequeño le falte algún nutriente. En este caso el pediatra le recetará un complemento de vitaminas y minerales. Lo normal es que después de tomarlo, el primer diente aparezca antes de los 15 meses. Si no sucede así, enviará al niño al odontopediatra para que le haga una radiografía oral, a fin de comprobar si los futuros dientes están debajo de la encía y cuál es su estado. A partir de ahí, el seguimiento del niño lo harán de forma conjunta ambos médicos.

Alimentos que ayudan
Como es lógico, te interesará saber qué alimentos debe tomar. Por un lado, a partir del año se recomienda que el niño coma casi de todo y que la textura de sus comidas sea cada vez más sólida, pero si aún no tiene dientes, la cosa cambia. Lo mejor es que vayas espesándole sus purés de forma paulatina: tritura la carne o el pescado con la batidora, pero las verduras y las hortalizas pásalas por el pasapurés; luego mézclalo todo muy bien. Así quedará grumoso y ejercitará sus encías, algo que favorece la erupción dentaria. Cuando se haya acostumbrado a esta textura, puedes picarle diminutos trozos de carne y pescado cocidos en el puré de verduras. También es bueno que muerda corteza de pan, siempre bajo tu vigilancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Qué interesantel!
En algunos niños el brote de los dientes se puede iniciar después de los 18 meses debido a situaciones especiales, como haber sido prematuros, nacidos con bajo peso o con síndrome de Down.

¿Está molesto?

Si crees que le molesta la dentición, puedes seguir estos consejos:
• La acción de morder le calma. Ofrécele un mordedor o galletas especiales para este periodo. Al ejercitar las encías se estimula la salida de los dientes. También le ayudará que le masajees la encía con tu dedo (envuelto en una gasa estéril).
• El frío ayuda a bajar la inflamación de la encía. Envuelve un cubito de hielo en una gasa estéril y aplícalo sobre la encía. O puedes ofrecerle mordedores especiales que se enfrían en la nevera (¡ojo!, nunca en el congelador).
• Los geles y pomadas para aliviar el dolor de las encías deben estar prescritos por el pediatra para tener la seguridad de que sus componentes están aconsejados para bebés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil