El medicamento del siglo XXI: ejercicio diario

Según indica la OMS, el ejercicio físico mejora la digestión y la tensión arterial, ayuda a mantener las articulaciones en perfectas condiciones, contribuye a utilizar la grasa corporal y mejorar el peso, reduce la obesidad y además aumenta la autoestima y la felicidad. Son buenas razones para ser considerado como el medicamento del siglo XXI.

Según los especialistas en salud, el ejercicio físico es el primer paso para evitar enfermedades crónicas. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), los beneficios de realizar ejercicio físico son muchos: mejora la digestión y la regularidad del ritmo intestinal; previene y/o retrasa el desarrollo de hipertensión arterial y disminuye sus valores; mejora el perfil lipídico en sangre (reduce triglicéridos y aumenta el colesterol HDL); ayuda a mantener la estructura y función de las articulaciones; incrementa la utilización de la grasa corporal y mejora el control de peso; mejora la regulación de la y disminuye el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

MEJOR PREVENIR

Expertos en pediatría, ejercicio físico y nutrición reunidos en el Simposio: Actividad física y estilo de vida saludable en el niño y el adolescente, celebrado en el marco del 62 Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP) con el patrocinio de Coca-Cola, pusieron de manifiesto la importancia de promocionar la actividad física como factor de prevención del sobrepeso y la obesidad en la infancia y la adolescencia.

Los pediatras han resaltado la importancia de transmitir a los padres la necesidad de fomentar la actividad física de sus hijos y llevar una alimentación e hidratación adecuadas como las mejores herramientas para prevenir la obesidad y otras enfermedades asociadas.

HERRAMIENTA DE SALUD PÚBLICA

Para la Prof. Dra.Marcela González-Gross, Catedrática del área de educación física deportiva y Directora del grupo de investigación ImFINE de la Universidad Politécnica de Madrid, y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) “actualmente la totalidad de la comunidad científica considera el ejercicio físico como una de las herramientas de salud pública con mayor potencial para prevenir el sobrepeso y la obesidad de niños y jóvenes.
Lo importante es identificar cuáles son las rutinas de nuestros niños que deben mejorarse para poder influir de forma positiva en la lucha contra la obesidad”.
Esta especialista recuerda que “según los datos de la última Encuesta Nacional de Salud, publicada recientemente por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, un 27,8% de la población infantil (de 2 a 17 años) padece obesidad o sobrepeso”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

ESPAÑA, POCO ACTIVA

En España, existen diversas investigaciones científicas que han ahondado en el comportamiento actual de niños y jóvenes en relación a la practica de actividad física asociada con la salud.
Uno de los más reconocidos, es el prestigioso estudio HELENA (Healtthy Lifestyle by Nutrition in Adolescence), del que la Prof. Dra. González-Gross es coautora: “En el Estudio Helena se observó que los adolescentes del sur de Europa (incluyendo España, Italia y Grecia) emplean mayor tiempo en actividades sedentarias y menor tiempo en actividades físico-deportivas que los adolescentes del centro y norte de Europa, y que éstas diferencias son mayores en las niñas que en los niños.
Igualmente, el estudio indica que un tercio (32%) de las adolescentes del centro-norte de Europa cumplió con las recomendaciones de actividad física (60min/día de actividad física moderada- intensa), frente a sólo un quinto (20%) de las adolescentes del sur de Europa”.

Mamá, ahora ya lo sabes, una de las terapias a tu alcance que va a influir notablemente en la salud de tu hijo es la práctica de actividad física y el deporte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil