Durante el ejercicio, controla su nivel de hidratación

Tu hijo está todo el día pegado a un balón y la mejor diversión para él es echar un partido con los amigos. ¡Perfecto! pero recuérdale que con la temperatura actual es importante beber para reponer el sudor y que conviene buscar zonas para jugar donde el sol no incida directamente.

Que el fútbol es el deporte nacional, está fuera de toda duda. Nos encontramos inmersos en pleno Mundial de Fútbol y a los niños les encanta lucir la camiseta de la selección o de su equipo favorito y jugar imitando a sus ídolos. Por cualquier lugar puedes encontrar grupos de chiquillos disputando un partido con sus amigos, ya sea en el recreo, en el parque, en el campamento...

Tanto por fomentar la afición, por favorecer la sociabilidad, como por realizar ejercicio físico que ayuda a quemar calorías, esta práctica es muy positiva y saludable, pero hay que tener en cuenta el esfuero que realiza el organismo y la temperatura ambiental en la que se desarrolla el juego.

LO NIÑOS NO BEBEN LO SUFICIENTE

Un estudio publicado en la Revista Española de Nutrición Comunitaria (RENC) ha analizado la ingesta de líquidos en una muestra de 564 escolares de entre 9 y 12 años en función de su nivel de actividad física, a partir de las recomendaciones de ingesta de líquidos de la Europea Food Safety Authority (EFSA), que establece unos valores de referencia de 1.600 ml/día entre los 4 y 8 años y 1.900 ml/día para niños y 2.100 ml/día para niñas de entre 9 y 13 años. Según dichos resultados, el 91% de los escolares no alcanzaban a cubrir la ingesta adecuada de líquidos, independientemente de su nivel de actividad física.

Por tanto hay que estar muy vigilantes de su hidratación, ya que ellos, pueden estar más pendientes del juego que de cualquier otra cosa. ImFine, Grupo de Investigación en Nutrición, Ejercicio y Estilo de Vida Saludable, en su pimera Guía de Hidratación y Nutrición para Jóvenes Futbolistas, ha puesto de manifiesto que durante un partido de fútbol pueden perderse hasta 3 litros de agua corporal por el sudor.
Y subrayan en ella la importancia de seguir un correcto protocolo de hidratación para la práctica de actividad física-deportiva en general y del fútbol en particular.

Cuanto mayor es la intensidad del ejercicio mayor es la sudoración y mayor debe ser la ingesta de líquidos. A mayor temperatura y humedad, mayor es la necesidad de refrigeración del cuerpo, mayor la sudoración para refrigerarse y más líquido se debe ingerir.
Ante la práctica de actividad física intensa, con pérdida de agua corporal y electrolitos a través del sudor, los expertos recomiendan aumentar la ingesta de diferentes tipos de bebidas (agua, bebidas isotónicas, bebidas con hidratos de carbono, que aporten energía de forma sostenida, y con sodio que estimule la sed y ayude a la absorción del agua), aumentar la cantidad de frutas, verduras, zumos, sopas, etc. que aporten líquido al organismo. Además de seguir una dieta equilibrada.

Y sobre todo, indicar a los niños que no hay que esperar a tener sed, para beber. Deben hacerlo antes de la actividad física, durante y sobre todo, después del partido (consumir hidratos de carbono de alto índice glucémico que pueden encontrarse en bebidas para deportistas azucaradas, agua con azucar, zumos, etc. y que contengan electrolitos).

DESCÁRGATE LA GUÍA

Puedes encontrar más consejos interesantes para jóvenes "futbolistas" entrando en la web de la Copa Coca-Cola en www.comunidadcopacocacola.es y pinchando en la pestaña de hábitos saludables podrás bajarte la Guía de Hidratación y Nutrición.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil