Cómo saber si el niño tiene alergia respiratoria

Aunque las alergias respiratorias suelen estar asociadas al polen y a la primavera, estos trastornos pueden surgir por otras causas, tan comunes como los ácaros del polvo, los epitelios de los animales que conviven con nosotros como mascota o ciertos hongos que conviene conocer y tratar.

Hasta hace poco tiempo, era raro encontrar a menores de 5 años con alergia al polen. Sin embargo, cada vez hay más niños que presentan ésta y otras alergias respiratorias en edades más tempranas.
La razón está en que, además de los antecedentes familiares (si uno de los padres padece el trastorno, la probabilidad de que el niño también lo sufra aumenta entre el 30% y el 50%), tener o haber padecido otras alergias predispone a la polínica.
Por ejemplo, los niños con dermatitis atópica o los que presentan alergia al huevo, así como los que tienen alergia a los ácaros o a epitelios de animales, tienen más predisposición a desarrollar una alergia al polen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hasta los 3 años las alergias más comunes son las alimentarias. Entre los niños afectados hay que estar muy atentos a los alérgicos a verduras o a frutas, como el melocotón o el plátano, o a los frutos secos, porque es común que éstos desarrollen después una alergia respiratoria al polen.

Pólenes, ácaros del polvo, epitelios de animales y hongos son los principales causantes de las alergias respiratorias. Tras un primer contacto con el alergeno, se inicia un proceso de sensibilización en el que el organismo va formando IgE (un tipo de anticuerpo). Mientras los niveles de IgE son bajos o la cantidad de alergeno es tolerable, no sucede nada, pero cuando ambas cifras suben, aparecen los síntomas.

ASÍ SE RECONOCE UNA ALERGIA RESPIRATORIA

Se manifiesta con síntomas similares a los de un catarro: ojos llorosos, estornudos y rinitis (inflamación de la mucosa de la nariz) con moco claro. Pero, a diferencia de los ocasionados por virus catarrales, los estornudos de la alergia se presentan en salvas (más de cuatro estornudos seguidos), la conjuntivitis es molesta y suele ocasionar lagrimeo continuo y la descarga nasal va acompañada de picor intenso en la nariz (el niño se rasca con la palma de la mano y mueve la nariz hacia arriba) y de picor en el paladar.
Todo ello suele ser de brusca aparición (salvo cuando es por animales que conviven en casa), dura más de una semana y nunca cursa con fiebre.

En el caso de alergias a animales, además puede haber picor y ronchas en la zona de contacto con el animal.
Aunque los pitos en el pecho y el asma son comunes en la alergia a los ácaros, también pueden presentarse en algún momento en alergias respiratorias asociadas a otras causas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

PAUTA DE ACTUACIÓN FRENTE A LAS ALERGIAS RESPIRATORIAS

Ante la sopecha de que tu hijo pueda padecer una alergia respiratoria, debes acudir al pediatra. Con tus datos y la observación del niño, os recomendará visitar al alergólogo para que le realice las pruebas que ayuden a determinarla, tratarla y, en caso necesario, elaborar una vacuna. Conocida la causa, y hasta que se establezca el tratamiento, lo mejor es alejar al niño del alergeno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil