Los miedos del niño al que van a operar

Ingresar en el hospital supone un fuerte impacto para cualquier niño. Si sabes cómo puede afectar a tu hijo según su edad, te resultará más fácil apoyarle y calmarle.

Ingresar en el hospital altera la vida de los pequeños de distintas maneras:

Lactantes

El cambio de rutina y la llegada a un ambiente desconocido le ocasiona un trastorno. A esta edad el bebé quiere seguir siendo amamantado, su chupete, la tranquilidad, el cariño de la madre y el cuidado permanente. “Por ello en los hospitales siempre facilitamos en todo momento que los padres estén con sus hijos, para que dentro de lo traumático, sea lo menos duro posible”, explica el psiquiatra infantil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los niños de 1 a 3 años

No son todavía conscientes de la enfermedad o la muerte, pero temen al dolor y se asustan ante los pinchazos y las inyecciones, por lo que pueden mostrar rechazo a que les hagan las pruebas. “Un buen antídoto contra el dolor es dibujar, hacerles expresar sus miedos a través de sus garabatos”, aconseja el doctor Gimillo.

Los cuentos, las canciones y el juego de rol también ayudan: antes de la operación puedes hacerte con un kit de médico de juguete y jugar con él, fingiendo que los muñecos u ositos son los niños enfermos y que vosotros sois los doctores.

Los niños de edad escolar

Ya sienten temor por la enfermedad en sí y se preocuparán sobre todo por la separación de sus compañeros de colegio, amigos y familiares. “Lo que hay que intentar es que la vida del niño sea lo más normal posible. Algo que les aterra a esta edad es faltar al colegio y pensar que no van a hacer los deberes.

Por ello hay que traerles todos los deberes del colegio –en el hospital hay maestros que ayudan a los niños para normalizar su vida– y dejar que hermanos y amigos los visiten”, explica nuestro asesor. Ten en cuenta también que en esta edad (sobre todo a partir de los 5 años) muchos niños se vuelven pudorosos y les preocupa que los médicos o enfermeros los puedan ver desnudos.

No minimices este temor, háblalo con tu hijo si crees que esto le inquieta y explícale de un modo aséptico cómo es el trabajo que realizan estos profesionales, no sólo con él, sino también con otros pacientes de su edad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil