Irse de excursión: Una forma genial de pasarlo en grande con tus hijos

Ir a dar un paseo por el campo con tus hijos puede ser una experiencia muy gratificante para toda la familia. Pasaréis un rato agradable juntos y además los pequeños podrán disfrutar de la naturaleza. Aun así, hay que prepararse bien antes de lanzarse a la aventura.

El senderismo y el excursionismo o trekking están muy de moda, pero sin apuntarte a disciplinas deportivas ni plantearte grandes retos, también puedes pasear por el campo o por el bosque con los niños y disfrutar de la naturaleza.

Para que el paseo sea gratificante y podáis hacer frente a contratiempos hay que contar con cierta intendencia. Todos debéis llevar calzado cerrado con calcetines, pantalones cómodos, camiseta de color claro, pero no amarillo ni naranja (atraen a los insectos), sombrero y gafas de sol. Cada niño ha de llevar una mochila con agua fresca (en tiendas de deporte hay cantimploras y botellas isotérmicas) y un bocadillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En la mochila de uno de los papás ha de ir una navaja, una cuerda, una linterna y un silbato (si os lanzáis a la aventura, también un mapa y una brújula), además de agua, bocadillo y su móvil. En la mochila del otro: agua y comida, otro móvil, crema solar de alto índice, protector labial, un repelente para insectos a base de ingredientes naturales que sean aptos para la piel de los niños (pregunta en tu farmacia) y además, un pequeño botiquín.

¿Qué incluir en él?

No pueden faltar en su interior unas tijeras, agua oxigenada (para lavar pequeñas heridas), un antiséptico sin color (para desinfectar rasguños y lesiones), apósitos adhesivos de diferentes tamaños (para rozaduras de zapatos y cubrir heriditas), un paquete de gasas esterilizadas y dos o tres unidosis de suero fisiológico (para limpiar cuerpos extraños de los ojos), un par de vendas de diferentes anchos para tapar heridas más grandes o sujetar una extremidad lesionada, una crema anti urticarias, unas pinzas y alcohol para desinfectarlas o para higienizar la navaja (el alcohol nunca se emplea sobre las heridas)

Circunstancias especiales

Si alguno de los excursionistas esalérgicoo precisa medicación, en el botiquín, junto a un bloque refrigerante para mantenerlo a la temperatura adecuada, debe ir el antídoto al problema (inhalador, pluma de insulina, inyección frente a shock anafiláctico, etc.).

Finalizado el paseo, si has tenido que usar el botiquín, la prudencia exige que acudas a un médico para que confirme tu buen hacer o para que complete y corrija lo que has realizado con la mejor voluntad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil