Así evitarás accidentes infantiles en el hogar

Con un bebé en el hogar cualquier precaución es poca. Te conviene preparar tu casa para que no haya ningún problema.

Un gran número de accidentes infantiles se producen en el hogar, un entorno donde supuestamente el niño está seguro, y en presencia de un adulto.

La cocina y el cuarto de baño son las piezas más peligrosas para los pequeños. En cuanto a valoración de riesgo, los varones son más propensos a los accidentes que las niñas (60% frente a 40%); ya se sabe que ellos son más osados y ellas más prudentes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Y respecto a la edad, aunque la franja de 0 a 4 años es la más susceptible de tener un accidente, es la de 1 a 3 años la que se lleva, de lejos, la palma de la imprudencia.

El grueso de los incidentes en el hogar (90%) lo conforman los traumatismos: caídas, golpes, pinzamientos, cortes, etc. Les siguen las intoxicaciones por ingestión o contacto con productos de uso cotidiano del hogar (que suponen el 4%) y las quemaduras y escaldaduras (otro 4%). Percances que en muchos casos son evitables si se ponen en práctica unas medidas básicas de prevención.

Como norma general, mira, valora y retira o clausura todo lo que se encuentre por debajo de 1,50 m de altura (medida a la que puede llegar un menor de 4 años que se ponga de puntillas y alargue la mano) y sea susceptible de generar un accidente.

Pon especial atención a cables y enchufes. Los primeros han de estar recogidos y ocultos y los segundos, tapados con dispositivos fáciles de manipular para los padres, pero imposibles para el niño.

La segunda premisa es no bajar nunca la guardia. El “pensé que...” (mi hijo no llegaba, no sabía...) está en el origen de muchos accidentes, porque lo que ayer no podía hacer, hoy sí puede conseguirlo.

El niño está en evolución continua y tiene una capacidad de copia e imitación inigualables. Si no quieres que repita algo, no lo hagas delante de él. Y, por la misma razón, si deseas que imite una actitud, muéstrale tu ejemplo.

Por lo que pueda pasar

Esperemos que no tengas que utilizarlos, pero por si acaso, recuerda que el teléfono de urgencias médicas, al igual que el de emergencias de cualquier tipo, es el 112 (servicio único europeo) y que conviene tener siempre a mano el de urgencias toxicológicas (915 620 420), que funciona las 24 horas del día.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil