¿Cómo calmar el dolor de oídos del niño?

Además de cumplir correctamente el tratamiento farmacológico indicado por el médico, en casa puedes seguir estas pautas para aliviar el malestar del pequeño.

De pie, mejor que tumbado

En tus brazos y acurrucado sobre tu pecho estará más cómodo que tumbado, ya que el dolor se intensifica al estar echado. Por la misma razón, si le acuestas, ponle sobre un par de almohadas para que quede semi incorporado.

El calor calma

Aplícale en la orejita calor seco con un paño caliente (pruébalo primero para que no queme).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nada de agua en sus oídos

Pon especial atención sobre todo en las otitis que hayan supurado (el mar o a la piscina, descartados) y cuando le bañes, ten cuidado al lavarle el pelo (no pasa nada si un día no se lo lavas). No le pongas tapones si tiene una otitis, porque le dolerá.

Succionar, poco a poco

No le agobies con las tomas, al succionar le duele. Quizá debas recuperar su chupete viejo, más blando.

Buenas medidas

A partir de ahora, acostúmbrate a secarle bien las orejas con la punta de la toalla después del baño. Si tiene otitis media, vigila sus resfriados. Y en cualquier caso, evita las corrientes y cambios de temperatura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil