Los síntomas habituales de la otitis

Como la mayoría de las veces los niños son muy pequeños y no hablan o no saben explicarse bien, fíjate en los signos externos como la fiebre, la dificultad para comer o, en algunos casos, la supuración. Tendrás que darle un analgésico para el dolor y llevarle al pedíatra.

Síntomas habituales

La primera señal de que existe una otitis suele ser un dolor agudo, que no está relacionado con la gravedad de la infección (pese a ser más benignas, las externas duelen tanto como las medias).

Cuando hay moco acumulado detrás del tímpano el dolor parece como un latido (provocado por la compresión del moco) y empeora cuando el niño está acostado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

También resulta molestísimo succionar y masticar, ya que al hacerlo el movimiento repercute en el oído; por eso, puede que tu hijo pierda el apetito (la succión no agrava la otitis, sólo la molestia).

Los cambios de presión también le molestarán: normalmente provocan sensación de taponamiento, pero con una otitis agudizan el dolor.

Un modo de intuir el dolor de oídos en niños pequeños es el cambio de carácter. Los lactantes están irritables o con episodios de llanto inconsolable y muchas veces hacen un movimiento de cabeceo. Fíjate en si tu hijo se toca mucho la orejita, porque en las otitis externas, previo al dolor suele haber un picor (debido a la inflamación que se está produciendo en el conducto).

Si más adelante tú le tocas la oreja, lo más probable es que salte de dolor.

Y otro síntoma indicativo en la otitis media es la fiebre, incluso por encima de 39 ºC (en la externa raramente aparece, en todo caso hay febrícula). Por último, en algunos casos puede haber supuración: significa que el tímpano se ha perforado y el moco ha salido hacia el exterior.

Cómo actuar

Ante la sospecha de otitis, lo primero que hay que hacer es dar analgésicos al niño para calmarle el dolor.

No hace falta que vayas a Urgencias, pero la consulta al pediatra es necesaria. Si se trata de una otitis externa, el médico pautará un antibiótico tópico en gotas para el oído (por vía oral no resultan tan efectivos).

En cambio, la mayoría de las otitis medias están producidas por virus y por eso no requieren antibiótico. Después de la administración de analgésicos se espera unas 24-48 horas y se vuelve a valorar el estado de la afección. En ese tiempo muchas veces el trastorno ha remitido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La otitis no suele complicarse. El mayor peligro es que se extienda al interior del oído y produzca una infección llamada mastoiditis, pero es muy excepcional. Consulta al pediatra la posibilidad de administrar la vacuna Prevenar,que actúa contra la bacteria del pneumococo, una de las culpables, entre otras cosas, de la otitis media (también de la neumonía y la meningitis).

La Asociación Española de Pediatría la recomienda. En España algunas Comunidades Autónomas la incluyen en el calendario oficial, pero en la mayoría aún no está incluida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil