Ante los piojos, evitar el contagio

Si algún miembro de la familia o de vuestro entorno sufre una pediculosis, es fundamental que pongas en práctica medidas preventivas. Además, existen algunos productos que te pueden servir de ayuda para evitar el contagio (míralos en la galería de productos). Eso sí, utilízalos sólo cuando sea necesario.

Si llega la temida carta del colegio avisándote de que hay una plaga de piojos, pon en práctica las medidas preventivas:

  • Pide a tu hijo que utilice su propia toalla y su peine y que no los comparta, tanto dentro como fuera de casa;
    • Recuérdale que si se quita la chaqueta, la guarde en su mochila y evite colgarla en los ganchos comunes de la escuela, y explícale que cuando jueguen juntos sus amigos y él, no deben juntar sus cabecitas.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      • Y si es niña, llévala con el pelo recogido.

        Por otra parte, es esencial que a partir de ese instante inspecciones cada día el cabello de tu hijo (el mejor momento para hacerlo es después de lavarle la cabeza, ya que con el pelo mojado los piojos se mueven con más dificultad). Aunque se suelen esconder habitualmente cerca de la nuca y tras las orejas, no debes descuidar el resto del cabello.

        Ten presente que estos parásitos suelen resultar bastante difíciles de ver, ya que huyen de la luz, por lo que es más fácil eliminar las liendres. Dedica diez minutos diarios a realizar esta inspección: si aparecen los piojos, un diagnóstico a tiempo te ayudará a interrumpir su ciclo vital y a evitar que se propaguen entre el resto de tu familia.

        Una vez que descubras que tu hijo tiene piojos (no antes, ya que el uso indiscriminado de productos antiparasitarios puede favorecer el desarrollo de resistencias y hacer que dejen de ser efectivos), recurre a un tratamiento para eliminarlos.

        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        Más de Salud infantil