Mi hijo es sonámbulo

Se levanta en plena noche, habla, coge la mochila para ir al cole… ¡Y todo lo hace dormido! Este trastorno del sueño, que suele aparecer en esta edad, puede ser un episodio aislado o repetirse con frecuencia.

Se calcula que entre el 10% y el 30% de los peques de 4 a 6 años presentan en algún momento esta parasomnia o desorden del sueño. Los niños son más proclives que las niñas a tenerlo. Por lo general, los episodios ocurren de forma aislada, pero en algunas ocasiones suceden varias veces a la semana. El sonambulismo se asocia a causas genéticas y también a momentos de fatiga, estrés, nerviosismo o fiebre. Con los años, este trastorno casi siempre desaparece por completo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los episodios de sonambulismo suelen ocurrir a las tres o cuatro horas de que el niño se haya dormido, cuando ha entrado en una fase de sueño profundo, por eso no se despierta.

Cómo reconocer si tu hijo es sonámbulo

Las acciones de tu hijo cuando está sonámbulo son incompletas, carentes de sentido. Aunque tiene los ojos abiertos, su visión no es buena, por eso se tropieza con facilidad, calcula mal las distancias e ignora tu mano cuando se la pasas por delante de los ojos para saber si te ve. En realidad está profundamente dormido.
Si le da por hablar o por gritar en sueños, ya sea de pie o sentado en la cama, lo hace de forma confusa e incomprensible y es incapaz de responder a tus preguntas de forma lógica.
Es posible que parezca estar muy determinado a hacer algo que no tiene mucho sentido (buscar un juguete en la nevera o ir al colegio en pijama, por ejemplo).
Lo bueno es que en este estado es bastante dócil, por lo que acepta de buen grado que no le dejes seguir con su actividad y que le sugieras volver a la cama.

Medidas de seguridad

Si tu hijo se levanta sonámbulo habitualmente, deberás tomar algunas medidas para que no se ponga en peligro ni se haga daño:

  • Asegúrate de que el suelo de su habitación está despejado, que no hay juguetes ni libros que puedan hacerle caer si camina en sueños.
  • Instala un cierre de seguridad en las ventanas de su cuarto y, si tiene acceso a una terraza, además del cierre de seguridad pon delante de la puerta algún objeto que no pueda desplazar (una silla, por ejemplo) para impedir que se golpee con el cristal.
  • Cierra la puerta de la calle y no dejes las llaves puestas. Tu hijo puede realizar sonámbulo acciones que le resultan habituales durante el día.
  • Trátale dulcemente cuando está en este estado; si se despierta de manera brusca, se sentirá desorientado y asustado y puede que le dé miedo volver a dormirse.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Cómo ayudarle a superar el sonambulismo

    Establecer unas buenas rutinas ayudará a tu hijo a vencer al sonambulismo.

    • Acostúmbrale a que tenga momentos de descanso durante el día (que duerma una siesta después de comer siempre que sea posible, por ejemplo), así evitarás que llegue a la noche exhausto.
    • Todas las noches, pasa un rato tranquilo con él antes de ir a dormir; léele un cuento que le guste y habla con él sobre lo que ha hecho durante el día para saber si hay algo que puede perturbar su sueño.
    • Cuéntale al día siguiente lo que ha hecho; es posible que se acuerde de por qué hacía lo que hacía y que esto te dé alguna pista para solucionarlo. Así, además, irá haciendo consciente lo inconsciente y aprendiendo a controlarlo.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Salud infantil