Comer bien para ver mejor

El consumo diario de frutas y verduras, además de ser una forma natural de recargar el organimo de vitaminas y minerales, favorece la buena digestión y la salud de los ojos.

¿Qué tienen en común alimentos como el kiwi, las uvas rojas, el calabacín, la calabaza, las naranjas, el melón, el mango, la papaya, la zanahoria y el huevo? Su riqueza en carotenoides, y más en concreto, en luteína y en zeaxantina.

Son dos pigmentos naturales que protegen al ojo y contribuyen a reducir el riesgo de degeneración macular, una enfermedad ocular que afecta al área de la retina responsable de la visión directa (la que usamos para leer, conducir o identificar personas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para que a nuestro organismo no le falten estos carotenoides, que además ayudan a filtrar los rayos ultravioleta, hay que comer al menos cinco raciones diarias de fruta y verdura y seguir una dieta variada que incluya huevos.

BUENOS ALIMENTOS

Un informe sobre la importancia que tiene la nutrición en la salud visual, desarrollado por Alain Afflelou con la colaboración de la nutricionista Matilde Sánchez Bayton, ha determinado cuáles son los nutrientes y las pautas alimentarias que más nos benefician en este aspecto:

  • En nuestra dieta no pueden faltar alimentos ricos en vitamina C como los cítricos, el perejil, el brócoli y las coles de Bruselas, que son los encargados de prevenir la aparición de cataratas. Debe complementarse esta vitamina con la E (aceites vegetales, nueces y semillas, salmón y atún).
    • ¿Te molesta tanto la luz solar que no puedes salir a la calle sin gafas de sol? Es probable qe tengas carencia de vitamina B12 o riboflavina, que se traduce en fotofobia. Para evitar que te suceda alíate con el pan integral, las setas, la leche, el queso, el yogur y carnes como la ternera, el cerdo y el cordero magros.
      • Los Omega 3 son imprescindibles para prevenir la pérdida de visión causada por glaucoma. Que no falte en la dieta de tu familia el salmón, la caballa, el atún, el bacalao y las sardinas, buenas fuentes de estos ácidos grasos esenciales.

        Según un artículo publicado en el British Journal of Ophthalmology, en poblaciones con dietas altas en Omega 3, como los esquimales, existe una incidencia muy baja de ésta y otras enfermedades visuales.

        • Cuando llegue la época de las frutas rojas, como frambuesas, zarzamoras, grosellas, cerezas y arándanos, ponlas en la mesa, porque contienen antocianinas, sustancias que disminuyen la fatiga ocular. Si los niños están con exámenes, pueden resultarles de gran ayuda.
          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          NO TE PASES CON ELLOS

          Pero igual que valoramos los alimentos que protegen nuestra vista, también hay que ser conscientes de los que pueden perjudicar la visión, como el azúcar, las grasas trans, las harinas refinadas o los potenciadores del sabor como el glutamato monosódico (relacionado con el glaucoma). Vigila la dieta familiar para reducir en lo posible el consumo de este tipo de alimentos. Como ves, esta tarea en la cocina es un modo de mirar por vuestra salud ocular.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo
          Más de Salud infantil