Asma y cole ¿son incompatibles?

Los niños asmáticos suelen faltar al cole más que sus compañeros. De hecho, el asma es la primera causa de absentismo escolar en niños debido a enfermedad, sobre todo en los primeros meses del otoño cuando los niños están más expuestos a infecciones virales respiratorias.

El otoño sienta fatal a los niños asmáticos, tanto que es la primera causa de absentismo escolar en niños debido a enfermedad.
El asma es un trastorno crónico respiratorio que afecta a un 10% de la población infantil.


Se caracterizada por una inflamación de las vías respiratorias y sus síntomas más frecuentes son las sibilancias en el pecho, la tos, la dificultad respiratoria y los despertares nocturnos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En estos meses fríos, todos los niños están más expuestos a infecciones virales (rinovirus principalmente) que se transmiten con mayor facilidad por el contacto con otros niños en las clases. Pero en los asmáticos, además de los riesgos de esta exposición (en los niños pequeños, el resfriado común es el desencadenante más habitual del asma, llegando hasta el 80% de los episodios) hay que valorar otros factores que inciden en ellos, como el estrés del cole, los alergenos ambientales y que, por lo general, los niños asmáticos en verano no han seguido su tratamiento y se enfrentan al inicio del otoño más desprotegidos, lo que agrava los síntomas de su enfermedad.

LA VUELTA AL COLE

En verano muchos niños están asíntomáticos, no toman su medicación y cuando llega el otoño es más fácil que cualquier infección u otra causa desencaden síntomas de asma, por ello “puede ser necesario introducir el tratamiento de manera profiláctica antes de que empiecen los síntomas y el frío”, indica la doctora Lamas, neumóloga pediatra, del Hospital Universitario Ramón y Cajal, de Madrid.
Los niños que tienen asma pierden de 2 a 5 días más de clase que los que no tienen esta enfermedad. Los especialistas insisten en realizar un trabajo de prevención y educación sobre el cumplimiento del tratamiento, ya que según indica la Dra Lamas el verdadero control del asma debe permitir al niño la realización de su vida normal incluyendo el deporte.
La actividad es uno de los desencadenantes habituales del asma, aunque se puede prevenir un potencial estrechamiento de las vías aéreas tomando la medicación previa al ejercicio.
El objetivo es que la enfermedad no afecte a los niños en otros ámbitos de su vida, como la pérdida de sueño o no poder realizar las mismas actividades y juegos que el resto de los compañeros por culpa de ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

PROFES Y CUIDADORES

Si tenemos en cuenta que el niño escolarizado pasa casi un tercio de su tiempo en el cole, existen muchas posibilidades de que alguna vez se produzca alguna manifestación de su enfermedad durante las clases. ¿Sabrían actuar los profesores en caso de que surja esta situación?
El 64% de ellos reconoce no saber cuáles son los pasos correctos a seguir en caso de enfrentarse a la crisis asmática de un niño. A pesar de ello, un 27% ha tenido que atender alguna crisis cuando se han presentado en horario escolar y han ayudado al niño. Para profes, para papás y cuidadores, y para niños que quieran participar en juegos interactivos y conocer mejor su efermedad resulta muy interesante entrar en www.airosocuidadeti.com.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil