En verano, pautas para cuidar sus oídos

El exceso de ruido, la contaminación del agua, la humedad retenida, los cambios bruscos de presión, etc., pueden dañar los oídos y derivar en una pérdida de audición. Cuida los oídos del niño durante la época estival para evitar problemas antes de que empiece el cole.

¿Quién se resiste en verano a asistir a las fiestas populares con su música a todo volumen, a la feria con sus pitidos y reclamos para las atracciones, a locales de ocio o a las terrazas?

Parece divertido pero todos estos ruidos pueden afectar a la salud auditiva. Por no hablar de que la mala costumbre de zambullirse en el agua de piscinas y ríos y no secarse después los oídos, los cambios de presión producidos en los viajes, la manipulación de los oídos con objetos punzantes y el uso de auriculares para escuchar música a todo volumen, influye de forma muy negativa en el sentido auditivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según Eric Rivera, Director General de Oi2, centros auditivos, "no cuidamos nuestros oídos hasta que un buen día surgen molestias que no desaparecen y acaban alterando la vida cotidiana".

Para concienciar a la población y hacerles ver que el oído es un órgano vital muy preciso y por tanto muy delicado, se ha lanzado una campaña de sensibilización titulada ¿Eres todo Oi2? cuyo objetivo es prevenir y educar desde la infancia. Dentro de esta campaña se han creado una serie de consejos para proteger el sistema auditivo en verano.

DECÁLOGO PARA PROTEGER LOS OíDOS

- Evitar la exposición prolongada a ruidos fuertes y a corta distancia, como por ejemplo el de los petardos en fiestas populares o el de las atracciones de las ferias. Atención a los bebés que están esperando a los hermanitos mayores.

- Bajar el volumen de la música o del televisor, si no se pueden oír las conversaciones cercanas la solución no es gritar más, sino reducir el ruido ambiental.

- Limitar el tiempo de escucha de música mediante auriculares y reducir el volumen de la música si ésta es audible desde fuera de los cascos. El mismo consejo sirve para los cascos que se emplean en las vídeo-consolas.

- Evitar el baño en aguas poco saludables, principal causa de otitis.

- Zambullirse lentamente en playas y piscinas.

- Secar bien los oídos con la punta de la toalla o con un paño, después de cada baño (tanto si éste se produce en lugares públicos como en la bañera de casa).

- Prohibido el uso de bastoncillos o elementos punzantes para secar los oídos; en todo caso, utilizar toallitas.

- En los viajes de largo recorrido o durante el aterrizaje y despegue del avión, masticar chicle o ponerle el chupete al bebé para que anule el efecto del cambio de presión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

- Usar protectores a medida como tapones, de material hipoalergénico que se adaptan totalmente al conducto auditivo.

- Si aparecen ruidos o molestias auditivas, acudir al especialista lo antes posible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil