Nuevo informe contra los piojos

Los expertos nos dan nuevas informaciones referentes a la lucha contra los molestos piojos.

La aparición de piojos en edades escolares es cada vez más frecuente. Sin embargo, pesa a ser algo común, los padres nunca sabemos exactamente cuáles son las medidas que debemos tomar.

Precisamente por ello y con el fin de aclarar las cosas, la Academia Estadounidense de Pediatría acaba de hacer público un informe en el que analiza las medidas que deben seguirse cuando aparecen estos desagradables insecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los piojos se reproducen a una velocidad pasmosa. Llegan a la cabeza donde se agarran de inmediato al pelo. Una vez instalados allí, comienzan a chupar la sangre del cuero cabelludo para alimentarse. Mientras tanto, las hembras ponen los huevos denominados liendres de los cuales más tarde, saldrán los nuevos piojos.

Una de las conclusiones más interesantes a las que han llegado los expertos que han publicado dicho informe, es que encerrar a un niño en casa cuando tiene piojos es una medida excesiva.

Explican que los chicos no deberían faltar a la escuela por tener piojos en la cabeza. "Esas medidas sólo aumentan la histeria y hacen que los niños pierdan días de clase innecesariamente", subraya la doctora Barbara Frankowski, coautora del informe y profesora de pediatría de la Universidad de Vermont.

Por otro lado, el informe descartó también medidas hogareñas excesivas y aprovechó para dar un toque de atención a los pediatras. Según han podido comprobar, en muchas ocasiones, los padres no saben cómo reaccionar ante este molesto bicho y ponen en práctica remedios caseros poco efectivos como lavar la cabeza con limón, mejunjes de eucalipto y limón o champús veterinarios. Por lo tanto, cuando el niño tiene piojos, lo mejor es acudir al pediatra para que éste nos de todas las indicaciones necesarias.

Pese a estar ahora mejor informados gracias a este informe, lo mejor es tomar medidas preventivas para evitar el contagio siguiendo pautas tan simple como:

- lavar con frecuencia el pelo.
- peinar y cepillar diariamente el pelo.
- revisar frecuentemente la cabeza de los niños, principalmente detrás de las orejas y en la nuca.
- limpiar peines y cepillos con frecuencia.
- no intercambiar útiles como peines, gorros, gomas, horquillas, etc.

Y si ya es demasiado tarde para tu hijo y lo que necesitas es acabar con sus piojos, te recomendamos por lo tanto que acudas a tu pediatra para que te recomiende un producto específico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil