Otros primeros auxilios a niños

Hasta los 6 años los peques no son conscientes del peligro y su curiosidad puede llevarles a tener algún que otro accidente. Lo mejor es que estéis preparados y sepáis reaccionar, para que todo se quede en un susto.

Quemaduras

En ellas hay que conocer: qué ha causado la lesión (un líquido caliente, un líquido inflamable –no echar agua en este caso– una superficie calorífica, la electricidad, etc.), la edad del afectado, la localización (cara, boca, nariz, cuello, genitales), el grado y la extensión.

Cuando pidas ayuda, ten presentes estos datos, porque te los pedirán en el servicio de urgencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
  1. Si hay llamas, apágalas por sofocación: con una manta o un paño no sintético, con arena o haciendo rodar al niño.
  2. Enfría la lesión con agua (mínimo 15 minutos). El chorro no debe caer en la herida, hazlo mejor por inmersión en el lavabo o en la bañera. Y si no es posible, aplica paños mojados. No presiones ni restriegues la zona lesionada.
  3. Si hay ropa quemada retírala, salvo que esté pegada a la piel.
  4. Envuelve la herida en un paño limpio y ve al hospital.

    Fracturas en extremidades

    Ante una caída o accidente, si sospechas una fractura en una extremidad, observa: falta de movimiento, pérdida de fuerza, hinchazón, dolor intenso, alta sensibilidad al tacto... Es posible que la haya. Hasta conseguir ayuda médica, actúa así:

    1. Aplica hielo (envuelto) para reducir el dolor y la inflamación.
    2. Inmoviliza la extremidadtal y como se encuentre, sin intentar ponerla en su posición original.

      Si se trata de una fractura abierta no introduzcas el hueso, déjalo como está e inmoviliza. Para ello:

      • Utiliza un palo de escoba, una tabla o revistas enrolladas.
      • Ata con pañuelos o trozos de sábana por encima y por debajo de donde crees que está la fractura e incluye las articulaciones de arriba y abajo. Sírvete del cuerpo como soporte.
      • Si es un dedito, entablíllalo con una lima metálica de uñas o átalo a los otros dedos con gasa.

        Ve a urgencias.

        GOLPES EN ARTICULACIÓN (CON MOVILIDAD)

        1. Aplica hielo.
        2. Si hay herida: limpia, aplica un antiséptico y cubre con un pañuelo.
        3. Id a urgencias.

          Heridas sangrantes

          Un niño que pierde mucha sangre tendrá la cara y los labios pálidos, la piel fría y sudorosa, el pulso rápido, la respiración jadeante y sentirá sed. Si está inconsciente, comprueba que respira; si no lo hace, inicia el ABC. Si respira, ponle en la posición de seguridad y después céntrate en la lesión. La actuación va destinada a detener la hemorragia mediante dos mecanismos: la compresión directa y la compresión arterial.

          Publicidad - Sigue leyendo debajo

          Para la compresión directa:

          1. Utiliza un pañuelo, una gasa, un trapo o los dedos y presiona sobre la herida durante 15 o 20 minutos, tiempo necesario para que se forme un coágulo. NO levantes el pañuelo para ver cómo va. Si sigue sangrando y desborda el pañuelo, pon otro encima y sigue presionando.
          2. Si hay algo clavado profundamente en la herida, no lo quites, podría estar cerrando un vaso sanguíneo grande. Acerca los bordes de la herida y presiona directamente en ellos, pon una venda formando un ocho alrededor del objeto, nunca por encima.

            Para la compresión arterial:

            1. Se realiza enbrazos y piernas. Busca la arteria de la zona (en el brazo, por debajo del bíceps en la cara interna del brazo; en la pierna, en la cara interna del muslo). Para comprimir hay que levantar el miembro lesionado y presionar la arteria. Salvo que haya algo clavado o que se trate de una fractura abierta en la que sobresale un hueso (el movimiento podría empeorar las cosas), por norma ante una hemorragia, levanta el miembro sangrante por encima del corazón para reducir la pérdida.
            2. Si sangra de la nariz, no le inclines la cabeza hacia atrás. Aprieta la parte blanda de la nariz durante 10 o 15 minutos para formar un coágulo. Suelen ser hemorragias sin importancia, pero si tras 20 minutos no se ha cortado, debes llevarle al médico.

              Golpes en la cabeza

              Lo habitual es que sean golpes sin importancia y que tras el impacto aparezca un chichón. No obstante, conviene observar al niño en las 24 horas siguientes.

              1. Pon hielo en una bolsa de plástico, envuélvelo en un paño y aplícaselo sobre el golpe para disminuir la inflamación y el dolor.
              2. A la media hora, si el niño está bien puede dormir. Pasada una hora, intenta despertarlo. No hace falta que se levante. Comprueba que se mueve, que te reconoce y que contesta.

                Si al sufrir el impacto o un rato después aparece alguno de estos síntomas, debes llevarlo al hospital para su estudio y tratamiento:

                • herida abierta
                • hundimiento del hueso
                • dolor de cabeza intenso
                • hemorragia o líquido claro por oídos o nariz (sin haber recibido el golpe en ellos)
                • hematoma en los ojos
                • pérdida de consciencia
                • amnesia de lo sucedido
                • dilatación de pupilas o un tamaño diferente en una de ellas
                • vómitos (cuando ya ha dejado de llorar)
                • cambio en el ritmo de la respiración
                • confusión, somnolencia fuera de horas de sueño y dificultad para despertarle
                • pérdida de equilibrio.

                  Si el golpe es consecuencia de un accidente de tráfico o sospechas fractura craneal, ¡OJO! no le muevas. Háblale para que se mantenga despierto y vigila sus constantes (pulso y respiración) mientras llega la asistencia médica.

                  Publicidad - Sigue leyendo debajo
                  Más de Salud infantil