Maniobras básicas de primeros auxilios

¿Sabrías abrir las vías respiratorias del peque o hacerle un masaje cardíaco? Tranquila, te lo explicamos.

Maniobras básicas (ABC)

A) Vías respiratorias
Si el niño pierde el sentido, comprueba que respira (oír o sentir su aire en tu mejilla y ver si se mueve el tórax). Si no respira hay que abrir las vías respiratorias:

  • 1. Ponle tumbado en una superficie firme, como el suelo, coloca la mano en su frente y echa suavemente hacia atrás la cabeza; con los dedos, súbele el mentón. De este modo la lengua no queda posicionada hacia atrás y no obstruye el paso del aire.
    • 2. Insufla aire. En recién nacidos y lactantes, cubre con tu boca la nariz y la boca del bebé (a partir del año, sólo la boca). Haz dos insuflaciones lentas de dos segundos y comprueba si se mueve el tórax o hace intentos de respirar o toser. Repite cada 3 segundos hasta lograr 20 insuflaciones por minuto.

      B) Posición de seguridad

      Si respira, pero está inconsciente, ante la posibilidad de que vomite y lo aspire, colócale en la posición de seguridad. Si en 30 min. no llega ayuda cámbiale de lado.

      • 1. Ponle el brazo más cercano a ti en ángulo recto con la palma hacia arriba. El otro brazo llévaselo hacia el mismo lado, dóblale la rodilla más alejada de ti manteniendo la otra pierna estirada. Gírale.
        • 2. Asegúrate de que la mano está bajo su mejilla, él de costado y que la pierna le impide estar boca abajo. Cada minuto mira si respira.

          C) Masaje cardiaco

          Tras iniciar la ventilación, comprueba si tiene signos de vida (si se mueve o traga saliva principalmente). Cuando el soporte respiratorio no da resultado (si deja de respirar más de tres minutos entrará en paro cardiaco) hay que iniciar el masaje:

          • Menores de 1 año. Coloca tus manos abrazando su tórax, pon tus pulgares debajo de la línea que une las dos tetillas y comprime con los pulgares. O también: Busca la línea entre las mamillas, deja un dedo de distancia y comprime el esternón con los dedos medio y anular.
            • De 1 año a la pubertad. Busca la base del esternón y dos dedos por encima de este punto, comprime con la palma de una sola mano.

              En estos masajes, la presión debe servir para hundir un tercio de la profundidad del tórax. La frecuencia ha de ser 30 compresiones y 2 ventilaciones a un ritmo de 100 compresiones por minuto. Si estás solo, al minuto de prestar el soporte, detente y llama al 112 para pedir ayuda.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo
              Más de Salud infantil