Consejos para los que están sensibilizados

Antes de los cinco años el asma bronquial suele estar más relacionado con infecciones respiratorias que con alergias.

Con estos consejos podrás saber fácilmente cómo preparar y cuidar el entorno de tu hijo en el caso de que sea alérgico al polen, a los hongos o a los ácaros:

SI TU HIJO ES ALÉRGICO AL POLEN

  • Evita las salidas al campo o a jardines.
  • No abras ventanas por la mañana, ventila la casa por la noche.
  • No le saques en los días de mucho viento.
  • Conduce con las ventanillas cerradas.
  • No tiendas la ropa al aire libre.
  • Cierra de forma hermética las puertas y ventanas.
  • Dúchale a menudo y mantén su piel bien hidratada.
  • Procura que beba abundantes líquidos.
  • No fumes ante él y aléjale de los ambientes cargados de humo.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    SI es alÉrgico a LOS HONGOS

    • Evita la humedad en paredes, armarios, marcos de ventanas, bañeras, etcétera.
    • Utiliza aparatos deshumidificadores y pinturas antifúngicas.
    • Airea su cuarto y las habitaciones con frecuencia.
    • Mantén limpios los filtros del aire acondicionado.
    • No guardes la ropa o los zapatos húmedos.
    • Deshazte de la basura y desperdicios lo antes posible.
    • Nunca almacenes restos de comida elaborada que puedan generar hongos.

      SI EL PROBLEMA SON LOS ÁCAROS

      • Cámbiale las sábanas y el pijama cada dos días.
      • Lava las mantas cada dos semanas.
      • Utiliza ropa de cama de tejidos sintéticos y con tratamiento antiácaros.
      • Expón la ropa al sol, ya que éste mata los ácaros del polvo.
      • No utilices humidificadores.
      • Deshazte de alfombras, mantas, moquetas y peluches que no sean lavables.
      • Limpia el polvo con una bayeta húmeda y aspiradora y nunca delante del alérgico.
        Publicidad - Sigue leyendo debajo
        Más de Salud infantil