¡Anímale a hacer deporte!

La temprana iniciación al deporte mejora el desarrollo físico y la coordinación de movimientos y fomenta el espíritu de cooperación. Por todo ello debes animar a tu hijo a hacer deporte. Te contamos cuáles son los que más le convienen y los que no.

Los juegos cantados que tu hijo ha estado practicando durante sus años de guardería le han enseñado el significado de la inclusión en un grupo, la adecuación de su ritmo al del equipo y los fundamentos básicos de la coordinación. Sin embargo, ahora que tu hijo ya tiene 3 o 4 años y que la precisión de sus movimientos y su capacidad imitativa es mucho mayor, conviene que le inicies en un nuevo tipo de actividades: las deportivas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Entre otras muchas ventajas el deporte le ayudará a hacer amistades, a descargar tensiones y a dormir mejor. Pero seguramente te responderás, ¿qué deportes son los mejores para él, teniendo en cuenta que aún es pequeñito?

¿CUÁLES SON LOS MÁS ADECUADOS PARA ÉL?

A partir de los 3-4 años es recomendable cualquier actividad física que estimule la flexibilidad y la resistencia del niño, como la gimnasia rítmica, el senderismo, el ciclismo (aún en bici con ruedines) y algunos juegos con el balón como el fútbol y el baloncesto.

También le beneficiará mucho la hípica (al principio con ponys y caballos pequeñitos), pues potencia el sentido del equilibrio y el amor a la naturaleza. Además, está comprobado que la relación afectiva con el animal reporta un agradable bienestar emocional, de efectos terapéuticos incluso para los niños con deficiencias psíquicas o físicas (es lo que se conoce como "hipoterapia").

Las artes marciales suelen resultar muy atractivas para los pequeños y son muy buenas para mantenerlos en forma: mejoran la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad y además favorecen la concentración y el autocontrol.

Ahora bien, aunque respetes los gustos de tu hijo, ten siempre en cuenta que la natación es el deporte más adecuado para él (en realidad, es el deporte por excelencia para todo el mundo, incluidos los bebés, los ancianos y las embarazadas). Sus posibilidades lúdicas son innumerables y cuanto antes empiece a practicarla, mejor será su control respiratorio y su capacidad de propulsión.

Por el contrario, hay deportes que no es conveniente que los niños practiquen hasta más adelante, como el tenis, el golf o el balonmano, porque al potenciar mucho más el desarrollo de una parte del cuerpo que el de la otra, pueden acabar originando desviaciones de columna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

LAS ACTIVIDADES DEPORTIVAS SEGÚN EL CARÁCTER

A la hora de elegir deporte para tu hijo, además de tener en cuenta cuáles son los más recomendables para su edad, es fundamental que tengas en cuenta su carácter:

Si es tímido y le cuesta relacionarse le vendrán muy bien los deportes en grupo, como el fútbol, el baloncesto o el judo, ya que le dan la oportunidad de relacionarse, de descubrir sus propias capacidades y de mejorar su autoestima.

Si es extravertido, muy activo o muy inconstante, las actividades deportivas más adecuadas para él son los que requieren una gran concentración en los propios movimientos corporales, como el ballet, la danza moderna o el ping-pong.

PRACTICARLOS POR GUSTO, NO POR OBLIGACIÓN

Sea cual sea el deporte que consideres más adecuado para tu pequeño, antes de inscribirle en las clases asegúrate de que le hace ilusión asistir. El deporte a esta edad debe ser mera diversión. Y por supuesto, tan pronto como el pequeño empiece a mostrar desgana por la actividad deportiva, es mejor que deje de practicarla. Si le fuerzas a continuar acabará aborreciéndola y no querra reiniciarla más adelante. Por el contrario, si le dejas descansar una temporada, lo más seguro es que pasado un tiempo vuelva a interesarse por ella.

Y un último consejo: para que tu hijo haga deporte no es necesario que le inscribas en un gimnasio ni que le apuntes a clases extraescolares en su colegio. Los fines de semana o algunas tardes, su padre, él y tú podéis practicar innumerables deportes al aire libre o salir de excursión al campo. Y además de manteneros en forma, os lo pasaréis muy bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil