Intoxicaciones alimentarias

En verano es cuando más se producen las intoxicaciones alimentarias tanto en adultos como en niños. Para evitar este desagradable problema debes tomar las medidas higiénicas adecuadas. Toma nota de ellas.

Niños y bebés, gestantes y todas las personas que sufren problemas digestivos tienen que extremar las precauciones para evitar una intoxicación alimentaria (uno de los problemas más frecuentes del verano y que puede terminar con el ingreso hospitalario del afectado).

Surge por consumir bebidas o comidas contaminadas y el calor, la falta de refrigeración o la manipulación incorrecta de los alimentos están detrás de ella. Los síntomas más comunes de la intoxicación alimentaria son náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, debilidad, fiebre...

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por eso, es muy importante tomar buena nota de las recomendaciones higiénicas que ayudan a prevenirla:

  • No ofrecer al pequeño comida en bares o chiringuitos.
  • La comida del bebé debe ser consumida tras su habitual preparación y tirar el sobrante.
  • Los tarritos abiertos y las papillas preparadas han de conservarse en la nevera.
  • Hay que lavarse las manos con frecuencia, siempre antes de cocinar alimentos y después de tocar carne cruda.
  • Los platos que hayan contenido carne, pescado o huevo crudo deben lavarse bien y secarse antes de servir en ellos alimentos cocinados.
  • Los utensilios de corte que estén en contacto con carne o pescado deben lavarse con jabón (no sólo al grifo) antes de cortar pan, verduras o frutas de consumo en crudo.
  • Las carnes o los pescados que se guarden en crudo en la nevera deben consumirse antes de dos días.
  • Si se cocina un alimento congelado, ha de tenerse al fuego durante el tiempo que indique el fabricante e incluso más, pero no menos.
  • No consumir alimentos pasados de fecha, ni frascos con el precinto roto o sin el efecto vacío intacto.
  • Desechar latas abolladas, abombadas o con muescas.
  • Tomar el agua clorada o mineral embotellada.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Salud infantil