Acostar pronto a los niños es bueno para su salud mental y la de los padres

Que los niños se vayan a la cama pronto es muy beneficioso para su salud mental ya que dormir las horas recomendadas es fundamental para el buen desarrollo físico y cognitivo de los niños.

Niña durmiendo
Getty Images

Una investigación realizada por el Instituto australiano de Estudios de Familia ha analizado los hábitos de sueño de 3.600 niños hasta los nueve años. Los resultados dejan entrever los beneficios de acostarse temprano y de dormir las horas recomendadas: aquellos menores que se acostaban antes de las 20:30 se mostraban más felices y saludables que aquellos que se iban a la cama más tarde. Además, los padres de los niños que se acostaban pronto también presentaban una mejor salud mental respecto a los progenitores de los menores que se acostaban tarde.

Para hacer el seguimiento y extraer estos datos, los investigadores enviaron a las familias 3 formularios: el primero lo enviaron cuando los niños tenían entre 4 y 5 años; el segundo, cuando tenían entre 6 y 7 años; y el tercero, cuando los niños tenían entre 8 y 9 años.

Según los investigadores, el nivel de melatonina, que es la hormona que permite al cerebro relajarse, alcanza su máximo nivel sobre las 20:00, por lo que si acostamos a los niños pequeños sobre esa hora tendremos más posibilidades de que se duerman con más facilidad. Y no solo eso, acostarse pronto también permite que los peques de la casa duerman las horas recomendadas, sobre todo si al día siguiente tienen que levantarse pronto para ir a la escuela infantil.

La Academia Americana de Medicina del Sueño recomienda que los bebés de 4 a 12 meses duerman 16 horas; que los de 1 a 2 años duerman entre 11 y 14 horas; que los niños de 3 a 5 años duerman entre 10 y 13 horas; que los de 6 a 12 años duerman entre 9 y 12 horas y que los adolescentes de 13 a 18 años duerman de 8 a 13 horas.

Una vez realizada la investigación, los resultados fueron contundentes: aquellos niños que se acostaban temprano tenían una mejor salud que se podría traducir en calidad de vida. Y no solo los niños, sino también sus padres, pues que sus hijos se acuesten temprano también les posibilita a ellos acostarse a una buena hora y disponer de un poco de intimidad y tiempo para estar en pareja.


Si queremos conseguir que los peques de la casa se vayan a la cama pronto, debemos inculcarles une buena rutina de sueño, para ello, hay varias claves que nos pueden servir:

  • Mantener las mismas rutinas: por ejemplo, cena, baño, cuento, dormir.
  • Acostarles temprano y siempre a la misma hora
  • Leerles un cuento antes de dormir
  • Nada de dispositivos electrónicos antes de dormir.
  • Decoración relajante para que, si se despiertan, el ambiente les invite a volver a dormirse

    Además, cabe destacar que no solo acostarse pronto trae beneficios, sino que acostarse tarde trae inconvenientes, ya que no dormir lo suficiente afecta negativamente al desarrollo cognitivo y físico de los niños. Además, aquellos niños que durante la infancia asientan buenas rutinas de sueño, también duermen mejor durante su adolescencia.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Salud infantil