Los ácidos grasos Omega-3 podrían ayudar a mejorar los trastornos de comportamiento en los niños

Una serie de estudios recientes han asociado los problemas de conducta con deficiencias de ciertos nutrientes, entre los que destacan los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3.

Niña escondida
Getty Images

Entre el 10 y el 20% de niños en edad escolar desarrollan comportamientos y conductas desafiantes que pueden desembocar en problemas específicos de aprendizaje como dislexia, desórdenes en el desarrollo del lenguaje y dispraxia. La causa de estos comportamientos se debe a varios factores: estrés, irritabilidad/agresividad, insomnio, entre otros, y pueden afectar negativamente al rendimiento escolar o dificultar el desarrollo del niño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según el Estudio Época impulsado por Laboratorios Ordesa, la suplementación con ácidos grasos Omega-3 es el tratamiento no farmacológico con mejores resultados sobre la salud mental y la calidad de vida de niños con trastornos de conducta. La investigación, que se ha publicado en el Journal of Dietary Supplements, se ha elaborado a partir de los datos recogidos durante tres meses de 942 niños de entre 6 y 12 años con problemas de comportamiento (aunque sin llegar a ser diagnosticados con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

La recomendación de los pediatras que obtuvo mejores resultados en la conducta de los niños fue la combinación de cambios en sus hábitos diarios con una suplementación con Omega-3, llegando incluso a normalizar el comportamiento de los niños en un 43% de los casos. La suplementación con Omega-3 por sí misma, sin la combinación con la modificación de los hábitos, fue la segunda medida más efectiva con un 37% de éxito.

Y es que, además de los tratamientos psicosociales como medidas no farmacológicas para tratar los trastornos de conducta, también son muy útiles las recomendaciones nutricionales. En este sentido, una serie de estudios han asociado los problemas de conducta con deficiencias de ciertos nutrientes, entre los que destacan los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3.

Además, para analizar el impacto de los Omega-3, la investigación también comparó la evolución de un grupo de niños a los que se les había dado la suplementación de este tipo de ácidos grasos (OmegaKids) con la de otro grupo al que no le habían proporcionado dicha suplementación. El resultado: los niños que tomaron OmegaKids durante tres meses alcanzaron mejores resultados en los tests de salud mental en parámetros como la hiperactividad o la falta de atención e incrementaron sus horas de descanso nocturno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por otro lado, el estudio también demostró que, a nivel general, aquellos niños que siguieron cualquiera de las recomendaciones no farmacológicas mejoraron su calidad de vida y redujeron problemas de salud mental, más concretamente los relacionados con la hiperactividad, inatención y problemas de conducta; y que este tipo de problemas tienen un impacto significativo en la salud mental de los niños, en comparación con la población en general, afectando a su calidad de vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil