Cómo disfrutar de la Navidad sin percances con los niños

Toma nota de lo que recomiendan los pediatras españoles para que estas Fiestas no se vean alteradas por sustos o percances con los niños.

Cómo pasar unas NAvidades con niños muy seguras y sin percances de salud
Getty Images

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha elaborado un decálogo con una recomendaciones para evitar que los niños se pongan malos y tengamos sustos innecesarios.

1. Aunque en estos días de fiesta la rutina se ve alterada por las citas navideñas, se recomienda mantener los horarios de sueño y siesta de los niños.

2. Los dulces son los grandes protagonistas de estas fechas. Es necesario, sin embargo, vigilar el exceso de su ingesta y tratar, en la medida de lo posible, que los niños mantengan una dieta saludable. Asimismo, los alimentos crudos pueden tener bacterias, por lo que se deben cocinar las carnes y pescados, y lavar cuidadosamente las frutas y verduras crudas.

3. También es buen momento para que los más pequeños prueben nuevos sabores. Los tradicionales platos navideños ofrecen gran variedad de sabores para que los niños amplíen su paladar, siempre teniendo en cuenta las edades recomendadas para comenzar a tomar cada alimento. Para ello, es preferible que lo hagan en pequeñas cantidades, de modo que se eviten atracones y se favorezca la degustación de distintos alimentos.

4. Hablando de alimentos, una higiene adecuada en el manejo de los alimentos evitará intoxicaciones alimentarias. Es muy importante lavarse las manos con frecuencia y asegurarse de que los niños hacen lo mismo.

5. Los desplazamientos en coche son más frecuentes estos días. Es fundamental revisar bien los sistemas de seguridad infantiles antes de iniciar la marcha. En este sentido, conviene recordar que los niños han de tener sistemas de retención infantil apropiados y tener en cuenta que la forma más segura para ellos es viajar en sentido contrario a la marcha.

6. También en relación a la seguridad de los más pequeños, durante las fiestas los niños pasan más tiempo en casa y en la de amigos y familiares. Hay que tener cuidado con las ventanas abiertas, las escaleras y los objetos eléctricos. La cocina no es un lugar seguro para los niños, y mientras se está cocinando no deben de estar cerca del fuego, del horno ni de recipientes calientes. Es importante también mantener la seguridad a la hora de poner las decoraciones de Navidad de los hogares. Los adornos y las luces son elementos muy atractivos para los niños. Para evitar posibles accidentes, es conveniente identificar algunos peligros (escaleras, bolas, chimeneas, enchufes…) y evitar que se acerquen a ellos. Una buena opción es crear un espacio especial para ellos, con decoración adecuada a su edad que no suponga un peligro, como figuras de plástico de tamaño medio para el Belén o adornos de tela. De esta forma, saciarán su curiosidad y podrán jugar sin miedo a hacerse daño.

7. El alcohol es una droga que afecta a los sentidos. No está de más recordar que no se debe coger el coche si se ha consumido alcohol. Sin embargo, la AEP quiere insistir también en el ejemplo que un consumo desmedido de alcohol puede suponer para los adolescentes presentes. Los padres son un ejemplo, tanto en lo que dicen como en lo que hacen. Sucede lo mismo al hablar del tabaco. Nunca es un buen momento para comenzar con estos hábitos.

8. La AEP recuerda que los niños deben mantener una hora de ejercicio diaria, incluso en vacaciones, ya que debido a los días libres, la interrupción de las actividades extraescolares y el frio, las fiestas de Navidad pueden favorecer el sedentarismo. Para evitarlo, los expertos recomiendan aprovechar el tiempo libre para organizar actividades que impliquen la realización de una actividad física con los pequeños de la casa: ir a ver las luces de Navidad, dar un paseo por el campo o una excursión en bici son algunas actividades aeróbicas muy recomendables para practicar en familia.

9. Una buena forma de inculcarles la importancia del ejercicio es regalar juguetes que animen a practicarlo: una pelota, una bicicleta o unos patines son ideales para que se diviertan a la vez que ejercitan su cuerpo. Cabe recordar que es importante utilizar protecciones para practicar ciertas actividades de forma segura – como el casco, las rodilleras y las coderas –. Seguros han de ser también el resto de juguetes que traigan los Reyes Magos.

10. Compartir tiempo en familia. Es fundamental dedicar estos días a pasar tiempo con los más pequeños y los adolescentes de la casa. Hablar con ellos, sin las prisas del día a día, permitirá conocerles mejor y, por tanto, ayudarles en su correcto crecimiento, tanto físico como psicológico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil