Intoxicación por plantas

En niños la intoxicación por plantas más frecuente es la de contacto, que suele originarse al tocar una ortiga. Es un problema leve. Las producidas por ingesta ocurren cuando el pequeño come setas de colores llamativos o bayas de arbustos, creyendo que son frutas, y suelen producir síntomas digestivos (náuseas, vómitos, diarrea, dolor de tripa...) que sí requieren consultar con Toxicología.

POR CONTACTO

Suele afectar a las manos o a las piernas, al tocar o al rozar la planta.

Aparece una erupción cutánea (ronchas con elevación) en la zona.

Además, el niño sentirá escozor y picor intenso.

Debes aplicarle frío para calmarle y bajar la inflamación.

Para ello, dile que sumerja la mano o el pie en una fuente o río durante unos minutos o aplícale paños de agua fría con pañuelos de papel empapados en agua.

La crema hidratante que tengas en casa también sirve para calmar este tipo de urticaria.

Lo normal es que en un par de días se solucione.

Si pasados tres días sigue teniendo síntomas, has de consultar con el pediatra.

POR INGESTA

Los síntomas que produce esta intoxicación son náuseas, vómitos y, al cabo de dos o tres horas, dolor de tripa e incluso fiebre.

Si el niño vomita, es muy importante que guardes una muestra del vómito en una bolsa de plástico.

A continuación, llama al Servicio de Información Toxicológica (915 620 420), donde te atenderán médicos especialistas en este tipo de problemas.

Si el pequeño tiene dificultad para respirar o pierde el conocimiento, llama al 112.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil