Mordeduras de animales

PERRO

Lava la herida con agua y jabón, agua oxigenada o suero, y desinféctala con povidona yodada o clorhexidina (no debe aplicarse cerca de los ojos, la boca, el oído o la nariz).

No tapes la herida, estará contaminada por los gérmenes de la boca del animal.

“Lleva al niño al médico, ya que el 100% de las mordeduras de perro se infectan”, explica Carlos Urkía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

VÍBORA O CULEBRA

En el caso de la culebra, los síntomas son dolor, enrojecimiento e inflamación en la zona.

La mordedura de víbora, sin embargo, es más peligrosa.

Produce un dolor agudo intenso que se extiende por toda la extremidad y mucha inflamación.

Además, el lugar de la mordedura suele ponerse amoratado.

Aplica frío, con lo que tengas a mano, para calmar el dolor, disminuir la inflamación y retrasar la absorción del veneno.

Retira todo lo que lleve el niño en las manos y los pies (calzado, anillos, pulsera, reloj, etc.); de lo contrario, una vez que la extremidad se haya hinchado resultará imposible quitárselo.

Mantén al pequeño en reposo, con el miembro herido inmovilizado.

No debe moverse para evitar que la circulación sanguínea se active y el veneno se extienda.

Lleva a tu hijo en brazos a urgencias o llama al 112.

No realices un torniquete porque podrías ocasionar daños mayores, como una necrosis.

Ni chupes la mordedura, ya que si tienes una pequeña herida en la boca corres el riesgo de que el veneno se introduzca en tu organismo.

Tampoco realices incisiones en el lugar de la mordedura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil