Picaduras de bichos

Las habituales son las de mosquito, abeja o avispa (no vistas al niño con colores llamativos ni le pongas perfume, ambas cosas atraen a los insectos). Las de escorpión son raras, pero no imposibles. Conviene no andar con sandalias, ni levantar piedras.

MOSQUITOS

La picadura produce picor continuo, enrojecimiento y a veces inflamación.

Hay que lavar la zona con agua y jabón o con una toallita jabonosa (sin alcohol).

Para calmar el picor y bajar la inflamación lo mejor es aplicar frío.

Si no tienes hielo, utiliza una lata de refresco o pañuelos de papel empapados en agua fría.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si llevas un producto para las picaduras (en farmacias), pónselo.

AVISPA Y ABEJA

Además de dolor y picor, la picadura de estos insectos produce hinchazón y enrojecimiento local.

Lava la zona con agua fría y aplica frío (mira el ejemplo anterior).

Si dispones de un producto para estas picaduras, aplícaselo.

No pongas barro, arcilla, saliva ni nada que haya en el campo, porque puede infectarse la picadura.

Cuando se trata de una abeja hay que extraer el aguijón, sin apretar, ya que se rompería la bolsa de veneno y se introduciría más (usa la punta de una aguja o una tarjeta de crédito).

En caso de picadura en el interior de la boca, hazle chupar un helado o un cubito de hielo para evitar la inflamación y llévalo cuanto antes a un centro médico.

Acude a urgencias o llama al 112 si tras la picadura aparece una reacción alérgica: ronchas o vesículas en los antebrazos, el abdomen o en las caras internas de los muslos, dificultad para respirar, hinchazón de labios, mareo o vómitos.

Estas reacciones no surgen la primera vez que pica una avispa o abeja, sino cuando ya le han picado más veces y el niño se ha sensibilizado o cuando se producen múltiples picaduras.

ESCORPIÓN

Sentirá escozor o sensación de quemazón y un dolor muy intenso que se extiende hacia la extremidad.

Además, aparecerá inflamación.

Lava la zona con agua y aplica frío, así le alivias y evitas que el veneno se absorba, ya que el frío produce una vasoconstricción local.

Lo mejor para calmar el intenso dolor es el paracetamol.

Si el niño está muy molesto debe verlo un médico.

Si aparecen ronchas en el cuerpo, náuseas o vómitos, hinchazón de cara o labios o dificultad para respirar, llévalo a urgencias o llama al 112.

Si en tres días persiste el dolor, el enrojecimiento o la inflamación vuelve al médico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil