Al campo, sin riesgos

Le ha picado una avispa, ha tocado una ortiga, se clavó una espina... Son incidentes típicos de cualquier excursión al campo. ¿Qué hacer?

Las salidas al campo son educativas y saludables para los niños, pero no están exentas de riesgos.

Por eso lo prudente es tomar precauciones.

Si has planeado una excursión campestre con tu hijo, infórmate antes sobre el puesto de socorro o centro de salud más cercano al lugar que pensáis visitar y no olvides meter el móvil en el bolso y memorizar dos números: 112 (Emergencias) y 915 620 420 (Servicio Médico de Información Toxicológica).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Asegúrate de que el teléfono está cargado y con saldo.

El calzado que lleve el niño es muy importante.

Se recomienda la bota o deportiva cerrada, de material resistente y suela gruesa.

Así, si le muerde algún animal en el pie o pisa un objeto punzante, no traspasará el zapato.

Además, resulta muy práctico llevar un botiquín con gasas, antisépticos (povidona yodada o clorhexidina), paracetamol, pinzas y un producto para las picaduras de insectos.

“También se recuerda a los padres que los niños han de estar vacunados contra el tétanos”, advierte Carlos Urkía, médico y responsable del Plan de Salud de la Cruz Roja.

Los accidentes más comunes en el campo, al margen de las caídas y los golpes, son los que te contamos a continuación.

Pon atención, así sabrás cómo socorrer al pequeño en cada caso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud infantil