Deportes que puedes hacer con tus hijos

Tener un bebé es lo mejor de la vida, pero supone alguna que otra ‘pequeña’ (o gran) renuncia. Para que no tengas que borrar de tu vida el ejercicio, ficha estos deportes que podéis compartir desde sus primeros pasos... o antes si te atreves.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Los beneficios de hacer deporte en familia

Nunca es pronto para empezar a hacer ejercicio juntos. Si este verano quieres remar, bucear, hacer surf, practicar el trekking o patinar, ¡deja que tu peque se apunte al plan! Sin duda alguna, os costará arrancar más que si lo hicieras tú sola o con tu pareja.

Pero a la larga estás creando una rutina sana en vuestra vida que tendrá un impacto positivo en su salud: “Hacer ejercicio físico desde edades muy tempranas disminuye el riesgo de padecer algunos tipos de cánceres, como el de mama o el de próstata”, explica el doctor Gustavo Montenegro, especialista en Medicina del Deporte del Grupo Médico Creu Blanca. Además, estás entrenando unos hábitos saludables que le durarán toda la vida, los dos generáis al tiempo endorfinas, la hormona del buen humor, tu hijo dormirá mejor y, sobre todo, fomentas una relación de compañerismo que va más allá de la de padre-hijo: “El vínculo que crean los pequeños con el progenitor con el que hacen ejercicio es similar al que se crea con la lactancia materna”, señala este experto.

Si siempre has sido deportista, te encantará saber que sigue habiendo metas tras dar a luz y rápidamente podrás convertirte en una fit mom; y si el ejercicio era tu asignatura pendiente, es tiempo de debutar en alguno de estos deportes con un acompañante de lujo: tu peque.

‘Trekking’: desde que puede sujetar la cabecita

Tener un hijo no significa que la aventura se haya acabado, todo lo contrario, no ha hecho más que comenzar porque podrás descubrir la montaña de la mano de tu peque, con sus ojos, mientras disfrutas de la naturaleza y te pones en forma. Lo único que cambiará es que te pondrás más ‘cachas’, porque ir de ruta con un bebé supone
un extra de peso y, sobre todo, de esfuerzo.

Kit básico. Si tienes un bebé, necesitarás una mochila para portearlo o un carrito de montaña –los hay de todos los presupuestos–, incluso lo mejor es llevar las dos cosas en todas las rutas. Con niños más mayores es vital calzarlos bien y meter en la mochila ropa de repuesto.

Beneficios del trecking. Caminar por el campo o por la montaña es sencillo y carga de adrenalina a deportistas entrenados y a forofos del sofá. Solo tienes que elegir una ruta a vuestra medida. Encontrarás decenas de opciones en tu comunidad.

Muy importante. Jamás salgas con un pequeño sin agua (es fundamental, aunque se suponga que en la ruta hay fuentes); la batería del móvil debe estar a tope y siempre, aunque sea verano, has de llevar ropa de abrigo.

‘Bodyboard’: a partir del año si lo hace contigo

Si quieres hacer de tu peque un campeón de la tabla, tendrás que esperar hasta los 4 años para que aprenda a surfear. Pero si lo que buscas es que sienta la libertad del mar, el control del equilibrio, el chapoteo de las olas... coloca una tabla de bodyboardcerca de la playa y dejaos mecer por las olas del mar.

Kit básico. Cangrejeras o escarpines de agua, para que no se haga daño al salir del mar; traje de neopreno, si no estás en unas aguas muy calientes, y chaleco salvavidas, si quieres estar totalmente tranquila –ojo, eso no significa que puedas dejar de vigilarlo un segundo, si vuelca con chaleco puede que no sepa darse la vuelta–.

Beneficios del bodyboard. Todos, con independencia de la edad, podéis disfrutar de la sensación de estar mecidos por el mar. Piensa que los niños pequeños ven elsurf o elbodyboard más como un juego que como un deporte.

Muy importante. Se disfruta igual con olas grandes que con las pequeñas. No necesitas estar en una playa surfista para practicarlo con tu hijo –a veces es mejor–.

Patinaje: a partir de los 2 años Trabaja la propiocepción

Durante el primer año de vida tu hijo irá aprendiendo cómo funciona su cuerpo, cómo manejar su sistema muscular y su motricidad general. Cuando sus gestos se vuelvan más precisos y tome conciencia de su postura, empezará a preocuparse por la propiocepción; es decir, la percepción de las partes de su cuerpo en el espacio. Esta característica es básica para trabajar el equilibrio, aún en contra de fuerzas impredecibles y multidireccionales, lo que le hará más hábil y menos propenso a las lesiones.

Kit básico. Como el patinaje es un deporte de deslizamiento, es vital comprar unos rodamientos buenos, unos patines que se desplacen mucho, que no le vayan frenando; si no nunca llegará a cogerle el gusto. Las coderas, rodilleras, muñequeras y casco son obligatorios.

Beneficios del patinaje. Si ya sabes patinar o aprendiste de niña, serás capaz de dar una seguridad extra a tu hijo; si tú también eres principiante estaría muy bien coger algunas clases para empezar a rodar, ¡y hasta podéis darlas juntos!

Muy importante. El patinaje está directamente ligado con el desarrollo individual del niño; así que, por mucho que haya pequeños que empiecen a los 3 años, hay otros que hasta los 6 no están preparados. Tú ve probando, no le presiones.

Ciclismo: a partir de los 2 años

¿Sabías que pedalear (siempre que vayas bien colocado en la bici) hace que la posición de la espalda mejore y fortalece los músculos de la zona lumbar de la columna? Además, al ser un deporte de bajo impacto protege y fortalece las rodillas, en lugar de machacarlas.

Kit básico. Los niños en bici han de llevar siempre casco. La tendencia hoy en día es pasar de la típica moto de bebé a la bici sin ruedas y luego a una normal; es mejor no utilizar ruedines para que el niño entrene y sea consciente
de su equilibrio.

Beneficios del ciclismo. Montar en bici es divertido en cualquier lugar y fomenta la sociabilidad: se puede conversar mientras pedaleáis juntos.

Muy importante. No le obligues a pasar de la bicicleta sin pedales a la normal si tiene miedo de caerse. La evolución de cada peque es distinta; si quieres animarle a que dé el paso queda con otros niños que vayan en bici, explícale que pedaleando se va más rápido, o se llega más lejos...

Remo: desde los 2 años

“Es importante que durante el periodo de crecimiento incluyas actividades físicas y deportes variados para conseguir un correcto desarrollo del equilibrio, la coordinación y la fuerza de tu hijo”, afirma el doctor Montenegro. Estas tres habilidades –equilibrio, coordinación y fuerza–
se entrenan mucho remando. Además, mejora la lateralidad –el entrenamiento de la simetría de fuerzas y habilidades entre la parte derecha e izquierda del cuerpo– básica a su edad.

Kit básico. Tanto si lo practicáis en río como en pantano o mar, el chaleco salvavidas es obligatorio. También, un remo ergonómico pequeño, de un buen material y que, sobre todo, no le pese.

Beneficios del remo. Practicar remo con un niño supone tener una buena forma física. Aunque la idea es que él colabore, lo principal en este tipo de actividad es que disfrute del medio ambiente y que realice los movimientos armónicos, sin agotarse ni cargar mucho peso. ¡Tú tendrás que llevarle!

Muy importante. Céntrate en la postura y en que adquiera habilidades a la hora de entrar y salir de la embarcación, eso es lo más importante para tu peque.

‘Snorkel’: a partir de 3 años

Te sorprenderá cómo un niño pequeño es capaz de aprender rápidamente el concepto de coger aire, aguantarlo, soltarlo poco a poco bajo el agua... ¿El aliciente que necesita? ¡Pececitos!, pulpos, estrellas marinas... un fondo marino
o unas rocas que llamen su atención.

Kit básico. Tubo y gafas (los hay en tamaño mini, para los más pequeños), puedes empezar a enseñarle a utilizarlos en la bañera de casa, le resultará más fácil. También puedes ponerle aletas (no muy grandes, para que no se sienta incómodo) y un neopreno si ves que va a pasar frío.

Beneficios del snorkel. Encanta a niños que adoran nadar; pero si buceáis en una zona con muchos peces puede que se aficione al snorkel incluso si no le gusta mucho nadar.

Muy importante. Por muy emocionado que esté, no es recomendable pasar más de 20 minutos seguidos en el agua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo