6 precauciones con niños en la piscina

Para que tu hijo disfrute de ella sin riesgos es necesario adoptar algunas “medidas de seguridad”. Toma nota de las siguientes.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Protege al niño del sol

Mantenle a la sombra el mayor tiempo posible y cuando se exponga al sol, ponle una gorrita con visera y cúbrele el cuerpo con una crema de protección 50+.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Respeta su tiempo de digestión

Si ha hecho una comida liviana, una hora de digestión es suficiente, pero si ha comido mucho tendrá que esperar dos. En cualquier caso, jamás le metas de golpe en el agua. Antes, mójale las muñecas y la nuca para que el cambio de temperatura con el exterior le cause menos impresión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En el agua, vigílale de continuo

Incluso cuando sepa flotar y defenderse en el agua, no le pierdas de vista ni un instante y llévale siempre con los manguitos en los brazos.
El flotador es peligroso por dos motivos: porque el pequeño puede salirse de él si se tira de golpe en la piscina y porque si se da la vuelta en el agua con él puesto, no podrá incorporarse sin tu ayuda. Otro motivo más por el que no debes alejarte de su lado más de uno o dos metros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cámbiale el bañador mojado

Lleva siempre en tu bolso un par de bañadores de repuesto. Cuanto menos tiempo pase con el bañador mojado, menos riesgo habrá de que se enfríe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Seca bien los oídos del niño

Hazlo con la punta de una toalla seca. Es imprescindible para prevenir posibles otitis.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ponle unas cangrejeras

Así es más difícil que coja hongos. Además, en la piscina le vendrán muy bien para prevenir resbalones y en el mar, para no hacerse daño con el fondo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo