Mercadillos de Navidad europeos que merece la pena visitar

Nada más mágico que acercarse los días previos a la Navidad a cualquiera de las capitales europeas y descubrir sus mercados. Si queires vivir el auténtico espíritu navideño, pasea por sus calles y, simplemente, déjate llevar.

Mercadillo de Navidad de Spandau
Getty Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Berlín

Todas las ciudades alemanas presumen de sus mercadillos navideños, pero Berlín tiene ¡más de 50! El más conocido es el de Spandau, con un belén viviente, conciertos y procesiones medievales. También es muy bonito el mercado clásico de Navidad de Opernpalais, con un carrusel de caballitos de madera y venta de productos artesanos y gastronómicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bruselas
Getty Images

La capital de Bélgica es una de las que más se vuelcan en la decoración navideña, de hecho, la Navidad en Bruselas está considerada una de las mejores de Europa. En ella se centran mucho en promover actividades culturales y de entretenimiento, como conciertos, atracciones como la gran noria y la pista de hielo situadas en la Plaza Santa Catalina… y además, el mercadillo de Navidad de Bruselas se extiende entre la Grand Place y la Place Sainte-Catherine y tiene una longitud de 2 km en los que están distribuidos 250 puestos de comida, regalos artesanos y mucho más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Viena

La capital austriaca empieza a disfrutar de la Navidad desde mediados de noviembre, cuando inauguran sus mercados, llamados Welhnachtsmärkte. En la Plaza del Ayuntamiento ofrecen dulces para los niños, se cantan villancicos y se sitúan sus puestos, alrededor de un gigantesco árbol. Si lo que buscas es artesanía y regalos de estilo tradicional tu mercado es el del Palacio de Schönbrunn, también con un estupendo programa infantil.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Londres

La primera semana de diciembre se enciende el árbol de Trafalgar Square, que supone el pistoletazo de salida de la temporada navideña. En Hyde Park hay una pista de patinaje sobre hielo y un mercado con más de 100 puestos de regalos y en los que tomar un dulce o una bebida caliente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Praga

Ciudad llena de encanto que se multiplica si cabe en estas fechas. Tienes que descubrir los mercadillos de la Plaza de la Ciudad Vieja y los de la Plaza de Wenceslao. Preciosas casetas de madera que venden figuritas y decoración navideña, artículos de vidrio, juguetes artesanos, joyas, títeres, velas... También puedes probar su típico vino caliente y sus riquísimas salchichas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tallin
Getty Images

Tallin (Estonia) es una ciudad de cuento de hadas. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997 y es la opción perfecta para perderse estas navidades. Es una ciudad amurallada llena de edificios medievales. Eso sí, prepárate ropa de abrigo, porque las temperaturas son bastante bajas. En la plaza del Ayuntamiento podrás encontrar más de 50 puestos navideños, donde podrás encontrar múltiples regalos artesanales y muy originales para estas fiestas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Copenhague
Getty Images

Volvemos al norte de Europa a pasar un poquito de frío, pero también a deleitarnos con un ambiente navideño excepcional. Copenhague (Dinamarca) es una ciudad con mucho encanto, merece la pena perderse por sus calles. Además, es muy frecuente que en las iglesias se celebren conciertos, un plan perfecto que hacer después de visitar cualquiera de los mercadillos navideños que se reparten por toda la ciudad. Aunque si quieres ver algo único, te recomendamos visitar el que montan en el Tivoli Gardens, una parada obligada si visitas esta ciudad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Budapest
Getty Images

Los mercados navideños que montan por toda la capital de Hungría son simplemente indescriptibles. Así que no te limites a ver solo uno y hazte el recorrido completo, aunque eso sí, ya te confirmamos que el más grande es el que ponen en Vorosmarty tér, junto a la calle comercial más importante de la ciudad, Vaci utca. Budapest de por sí es una ciudad preciosa, pero como en todas las ciudades, las luces navideñas la embellecen aún más y hacen que la Navidad sea auténticamente mágica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estocolmo
Getty Images

En la capital de Suecia también encontrarás múltiples mercadillos navideños iluminados con mimo y con un encanto espectacular, disfrutarás del olor invernal de las castañas asadas. En Estocolmo los dos mercados navideños más conocidos son el de Skansen, que más que un mercadillo conforma una especie de museo al aire libre donde podrás ver trabajar a los artesanos en primera línea, y el situado en la Plaza Stortorget. Y si quieres ver algo único, ve a Marsipanbåten, un barco amarrado en Strandvägen donde encontrarás chocolates, bombones y dulces navideños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dublín
Getty Images

En las más de 90 casetas que conforman el Mercado de Navidad más famoso de Dublín situado frente al Ayuntamiento, el Mercado de Belfast, podrás deleitarte con una degustación gastronómica tanto local como internacional o comprar los mejores regalos navideños: objetos decorativos hechos a mano, bolsos, mochilas, calcetines, sombreros o juguetes artesanos y mucho más. Y si vas con niños, siempre podéis visitar el centro de diseño del Powerscourt Townhouse Centre, donde encontraréis un mágico Taller de Papá Noel y podréis conocer a Santa en una guarida ambientada en el siglo XVIII.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo