Prepara este postre navideño con tu hijo

Aprovecha las vacaciones de Navidad de tu hijo para elaborar juntos recetas tan originales y deliciosas como estos Reyes Magos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Todo lo que necesitas

Antes de ponerte manos a la obra con tu hijo, asegúrate de que tienes a mano todo lo que vas a necesitas para elaborar estos Reyes Magos tan exquisitos: dos o tres magdalenas grandes, una taza con chocalate negro fundido, otra con chocolate blanco también fundido, un bol con queso de untar, tres palitos de madera para hacer brochetas, una cuchara y caramelitos pequeños.

Para vestir a los Reyes también necesitas tres tiras de cartulina de diferentes colores, una grapadora, tres retales de telas distintas y tres cintas rojas para hacer lacitos.

Preparar el relleno

En un bol desmiga las magdalenas, añade una cucharada de queso de untar y mezcla bien.

El secreto: amasar bien

Amasa bien la mezcla y si se desliga, añade más queso. Hazlo muy poco a poco, porque si echas mucho queso de golpe la masa se te pegará a las manos y no podrás moldearla.

Las cabezas de los Reyes

Haz tres bolas con la masa y mételas en la nevera hasta que se endurezcan (el frío les dará consistencia).

Los palitos serán el cuerpo

Moja los extremos de las tres brochetas en chocolate fundido y pincha cada una de ellas (serán el cuepro de los Reyes) en una bola. Guarda en el frigorífico 10 minutos.

Bañar en chocolate

El siguiente paso es bañar en chocolate las cabezas de los Reyes: dos en chocolate blanco y una en chocolate negro, previamente fundidos. Pon la cantidad justa para evitar churretones y mete las bolas en la nevera, para que el chocolate se endurezca.

Así se hacen las coronas

Corta tres tiras de cartulina de diferentes colores, de unos 8 cm de longitud, dales la forma de corona con unas tijeras (puede hacerlo tu hijo si utiliza unas tijeras de punta redondeada) y grápalas.  A continuación, pon las coronas sobre las bolas.

¡Por fin han llegado!

Para hacer las capas, recorta tres círculos de tela, haz un corte desde el borde de cada uno hasta la mitad, recorta un círculo central y ajusta al palito de cada rey con un lazo. El paso final es dibujar las caras con caramelitos pequeños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo