Camino de Santiago en familia

Durante los meses de julio y agosto aumenta en un 45% el número de familias que deciden hacer el Camino de Santiago con sus hijos.

Hacer el Camino de Santiago en familia es una experiencia increíble para pasar tiempo de calidad con tus hijos y compartir vivencias inolvidables. Tus hijos conocerán una nueva forma de viajar que les obligará a realizar un esfuerzo físico continuado durante varios días, lo que pondrá a prueba su resistencia y capacidad de superación. Además, es una experiencia única en la que os relacionareis con todo tipo de personas que se encuentran en la misma situación que vosotros en un entorno natural lleno de paisajes rurales. Y lo más importante es que, después de una larga etapa de trabajo en la que no habéis dispuesto de todo el tiempo que os gustaría, pasaréis una semana en familia que será inolvidable y que os ayudara a estrechar lazos y a disfrutar juntos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“La decisión de realizar el Camino de Santiago con hijos está motivada por la experiencia y por el hecho de vivir una aventura en familia llena de valores y sentimientos que perdurarán para siempre. Sin embargo, es una decisión repleta de incertidumbres y muchas dudas. La principal es el tipo de camino que escoger, si los niños aguantarán la peregrinación” afirma Joseba Menoyo, director de Santiago Ways, empresa que se dedica a la organización de la realización del Camino.

En este sentido, SantiagoWays recomienda que, a la hora de elegir una ruta en Santiago para hacer en familia, acudamos a una agencia de viaje especializada para que nos aconseje y garantice que la experiencia se adapte a las capacidades de cada miembro de la familia. En ella, podemos reservar alojamiento, contratar guías o animadores para los pequeños, así como plantear todas las dudas que nos puedan surgir.

“Para los viajes con familia existen recorridos especiales, el camino francés o portugués son muy recomendables. Además, a la hora de contratar un viaje, las familias tienen opciones de contar con monitores que incluyen guías y animación. Además, se realizan cenas especiales en grupo con fiestas de despedida incluidas”, explica Menoyo.

“Todo lo que sea facilitar las gestiones con los niños es lo que las familias más agradecen”. Acudir a una agencia para organizar todo lo que necesitemos en el viaje nos servirá para “evitar colas, reservas y tiempos de espera con niños cansados tras el recorrido diario”, recuerda el director de SantiagoWays.com.

Según los datos de esta plataforma, la media de días para realizar un viaje en familia es de 8, lo que en el Camino de Santiago puede traducirse en unos 100 km. Para hacer que la experiencia sea lo más satisfactoria posible, se tiende a alojarse en hoteles o casas rurales o contar con vehículos escoba. En cualquier caso, se pueden adaptar los recorridos a las posibilidades de los niños, siendo lo normal entre 15 o 20 km por etapa. Es aconsejable que los niños lleven la menor carga posible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por otro lado, el 28% de los peregrinos tienen menos de 30 años y la edad en la que se suele vivir esta experiencia por primera vez ronda entre los 7 y los 13 años. En este sentido, la primera opción de los menores a la hora de hacer el Camino de Santiago es ir acompañados de sus familias, la segunda, con sus compañeros del colegio o con el grupo de amigos. “Cuantos más niños acompañen, mejor, ya que entre ellos será más fácil realizar la peregrinación, entretenerse y jugar mientras se hace el recorrido”, explica Joseba Menoyo.

ADEMÁS... 43 hoteles geniales para ir con niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo