Un medio de transporte cómodo y seguro

Elegid el medio de transporte en función del destino, pero no olvidéis que cada uno tiene sus particularidades y que siempre tendréis que adaptar el viaje a las necesidades de vuestro hijo, primando su seguridad y su comodidad.

En coche

Es el transporte más utilizado para distancias medias o cortas. Ofrece total libertad a la hora de determinar la hora de salida, sin tener que depender de horarios. Y podéis llevar “la casa encima”, ya que en el maletero cabe de todo.

Esencial: recordad que el niño debe viajar siempre en un sistema de retención infantil adecuado y bien anclado, evitad salir en horas punta y planificad varias paradas en el trayecto en función de su duración (si el niño ya no es un bebé podéis hacer escala en alguna localidad pintoresca).

En tren

Tal vez sea el medio de transporte más práctico para viajar con niños. Sus ventajas: no es caro, es muy puntual y no limita el equipaje, lo que os permitirá llevar más maletas que en un vuelo. Además, el pequeño no tendrá que ir inmovilizado como en el coche o en el avión.

Los trenes actuales disponen de un completo servicio de cafetería para calentar un biberón, además de aseos con cambiador. Y podéis solicitar espacios para familias, en los que los asientos están enfrentados. Los menores de 4 años no pagan billete siempre que no ocupen asiento.

En avión

Volar en familia es una opción perfecta para trayectos largos. Los niños hasta 2 años pagan un 10% del billete, siempre que se sienten con vosotros (la azafata facilita un cinturón de seguridad adicional).

Recordad tener a mano pasaporte o DNI en vigor. Antes de comprar el billete, mirad la política de bebés de cada compañía aérea (embarque prioritario, menús infantiles, etc.), la de cancelaciones (con bebés aumenta esa posibilidad) y la de facturación (algunas cobran por las maletas).

En barco

Permite llevar mucho equipaje sin coste adicional. Transmediterránea y Balearia tienen barcos de crucero con zonas de juego infantil, salas de ocio, cine, piscina... Los menores de 2 años no pagan billete.

Publicidad - Sigue leyendo debajo