Las claves para elegir un destino apropiado

En esta elección influyen aspectos como la edad de vuestro hijo, la distancia, el clima, la oferta gastronómica y de actividades infantiles... Conviene que os informéis bien antes de decidir.

Playa

Es el destino preferido para muchas familias porque se adapta muy bien a los peques. Se disfruta a cualquier edad, aunque los expertos aconsejan no llevar a los menores de 1 año a la playa o hacerlo fuera de las horas centrales del día (bien protegidos frente al sol).

Las zonas costeras tienen buenas infraestructuras, diversidad de alojamientos, fácil acceso a las zonas de ocio, gran variedad de ofertas infantiles y precios... España es el país europeo con más banderas azules. Mira pistas para elegir en: www.crecerfeliz.es/Ninos/Ocio/Mejores-playas-para-ninos-en-Espana

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Campo y montaña

Son destinos ideales en verano. “La naturaleza es el campo de juego más grande que se puede ofrecer a un niño”, cuenta Pau García. El entorno no suele estar masificado, se respira aire puro y el clima suele ser perfecto en esta época del año para los más pequeños.

Como en la playa, debéis protegerlos del sol aunque creáis que allí “pica menos”. Y no olvidéis un repelente anti mosquitos.

Si vais a la montaña, programad rutas cortas (no más de dos horas) y de poco desnivel (no más de 400 metros); ya tendréis tiempo de hacer recorridos más largos. Y tened siempre presentes los cambios bruscos de clima. “Si algo es propio de la montaña es su inestabilidad”, dice Pau García.

Ciudad

La filosofía del “slow travel” es esencial para visitar ciudades con niños pequeños. Lo ideal cuando tienen entre 0 y 5 años es elegir ciudades no muy grandes y con muchas calles peatonales.

Organizad una agenda con pocos eventos (una actividad por la mañana y otra por la tarde) y valorad destinos en los que haya zoos, parques de atracciones, algún campamento urbano o de día para niños pequeñoso actividades callejeras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo