Los beneficios del parque infantil

Poder disfrutar de una tarde en el parque con tu hijo no sólo es un buen plan. El niño se vuelve más sociable porque hace nuevos amigos y se comunica con ellos. Al estar al aire libre se desarrolla mejor su sistema óseo. Y hace ejercicio. Como ves, todo son beneficios.

Los múltiples beneficios del parque

Varios estudios han demostrado la interconexión que se produce en el desarrollo motor, social y cerebral del niño cuando juega en el parque, lo que le reporta múltiples beneficios:

  • Mejora su control corporal. Las habilidades motoras se desarrollan hasta los 5 años. Gracias a ellas tu hijo podrá ir realizando actividades cada vez más complejas (coger un lapicero y escribir, jugar al tenis…). Las acciones repetitivas que lleva a cabo jugando en el parque le ayudan a adquirir fuerza y destreza en los diferentes grupos musculares.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • Adquiere seguridad en sí mismo. Son precisamente estas acciones tan reiterativas las que hacen que se vaya sintiendo más seguro de sus propias capacidades cuando empieza a jugar solito en el parque, algo que a su vez refuerza mucho su autoestima y fomenta su “independencia”.
      • Se sociabiliza. Hasta más o menos los 2 años el niño juega en paralelo, es decir, no interactúa con los demás pequeños, sólo los observa y en ocasiones, los imita. A medida que va madurando aprende habilidades sociales (espera su turno, tiene en cuenta las opiniones ajenas, tolera mejor sus frustraciones...) y empieza a jugar cada vez más en grupo. Haz lo posible por ir al parque siempre a la misma hora, para coincidir con los mismos niños y fomentar así los lazos de amistad con ellos.
        • Amplía su vocabulario. Tu hijo tendrá que usar el lenguaje para negociar y entender a los otros niños. Si todavía no puede expresarse bien, en casa enséñale frases que le sirvan para desenvolverse mejor en el parque.
          • Gana salud. Jugar al aire libre le mantiene en forma, le da hambre, le facilita el sueño... Y la exposición a la luz solar contribuye a sintetizar la vitamina D, que tanto necesita para el desarrollo de su sistema óseo.
            • Le ayuda con las matemáticas. En el parque el niño aprende dominio espacial, movimiento, formas… Todo ello le entrena para comprender mejor los conceptos matemáticos.

              Ya ves que ir al parque es una de las mejores opciones de ocio para tu hijo; no dejes de aprovecharla.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo