Preparados para disfrutar en el parque sin contratiempos

Cuando lleves a tu hijo al parque busca su comodidad en el vestir. Estate preparada por si tienes que atender algún "pequeño accidente". Elige las horas más adecuadas para evitar el calor. Llévate agua por si tiene sed. Todo es indispensable para disfrutar sin contratiempos.

Siempre seguro

Ahora que ha llegado el buen tiempo puedes alargar las horas que pasas con tu hijo en el parque y de esta forma maximizar todos los beneficios que le reporta.

Pero antes de salir de casa asegúrate de que estáis preparados para la diversión. Para ello...

  • Vístele con ropa cómoda. Es conveniente que no le limite los movimientos, que sea de algodón o de lino para que no pase calor, y que lleve perneras y manga larga, para evitar rasguños si se cae. También necesitará una gorra de tela finita o un gorrito de paja. Y es buena idea que te lleves un cambio de ropa, por si acaso...
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    • Ponle un calzado cerrado. Así no le entrará nada en los pies ni se hará daño en los deditos al subir y bajar de los columpios. Es mejor que los zapatos carezcan de cordones (se puede caer si se le desatan y se los pisa) y que sean muy flexibles, para que no le resten agilidad.
      • Elige la mejor hora. A media mañana o a media tarde, evitando las horas centrales del día, que son las más calurosas. Si los columpios están expuestos directamente a la luz del sol, tócalos para asegurarte de que no queman. Y si ha llovido, ten cuidado de que no resbalen.
        • Lleva un botiquín de emergencia. Con suero fisiológico en monodosis, un antiséptico para limpiar heridas, tiritas y un producto pediátrico calmante contra picaduras de insectos.
          • Hazle descansar si lo necesita. Si ves que se está acalorando, dale un poco de agua (fresquita, no helada) y sentaos un rato a la sombra. Si no hay bancos, colocad una manta en el suelo, porque las gramíneas del césped pueden darle alergia al entrar en contacto directo con su piel.
            Publicidad - Sigue leyendo debajo