Ruta por el interior de la Costa Dorada

Son bien conocidas las playas de Tarragona: Salou, La Pineda, Cambrils... espléndidas y con atractivas ofertas para que toda la familia pueda pasarlo muy bien. Pero, ¿qué hay del interior de la Costa Dorada? Un universo natural lleno de paisajes y experiencias esperando ser descubiertas.

El sábado, recorrido por la sierra de La Mussana

Podéis fijar vuestro “campamento base” en Tarragona o en Reus y desde allí emprender diferentes rutas. La primera que os proponemos es la que nos lleva por el Baix Camp.

Hay que tomar la carretera N-420 hasta la desviación de Les Borges del Camp y continuar dirección Alforja, la primera parada. En este pueblo a los niños les gustará imaginar cómo vivieron en su castillo medieval (ahora quedan los restos de sus murallas) y a vosotros probar el patacó, su plato típico, a base de verduras, patatas y atún. Simplemente delicioso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Seguimos camino por la C-242 hasta Arbolí, donde seguro que veis a algún montañero practicando escalada. Y desde allí nos encaminamos a la joya del viaje, La Mussara, un pueblo abandonado lleno de encanto. Está casi a 1.000 metros de altitud y la vista panorámica que se observa desde él os cautivará. Además de pasear entre sus ruinas podéis acercaros a La Bassa, una gran charca situada junto a la iglesia que está siempre llena de pequeñas ranas.

Toda una atracción para los niños

Desde La Mussara podéis hacer distintas rutas a pie hacia la llanura o, más complicadas, a través de la montaña. Finalizamos el día en Vilaplana, en cuyos alrededores hay varias fuentes naturales.

Y el domingo, de paseo por los paisajes de la avellana. Cerca de Reus y de La Mussara emprendemos camino hacia Maspujols, tierra de avellanos y de olivos. Una buena ocasión para enseñar a los niños cómo se hace el aceite. La siguiente parada es Aleixar, localidad con una preciosa plaza porticada donde podéis parar a degustar la fantástica gastronomía catalana.

Después de la sobremesa, terminamos el recorrido en el pueblo de Botarell, donde veréis una fuente milenaria de un agua riquísima. Y, cómo no, contemplad el pino de la Mallafrena, un precioso árbol de 18 metros de altura que os va a dejar con la boca abierta. ¿A que el viaje merecía la pena?
www.muntanyescostadaurada.cat

Publicidad - Sigue leyendo debajo