El equipo de nieve y las precauciones a tener en cuenta

La meteorología es fundamental para pasar un día tranquilo en la nieve, pero también lo son adquirir un equipo adecuado y seguir una serie de precauciones que debes de tener muy presentes.

A la hora de comprar el equipo de nieve ten en cuenta que no sólo debe proteger de las inclemencias del tiempo: frío, viento, nieve. Debes procurar también que sea cómodo para tener libertad de movimientos y, en el caso de los niños, más si cabe, pon especial atención a una serie de precauciones que te detallamos a continuación.

CASCO
Es obligatorio. Elige uno de su talla y ajústaselo. Cuando se lo quite, cúbrele la cabeza con un gorro con orejeras. ¡Y abrígale el cuello con su bufanda!

GAFAS
Con protección UV, son imprescindibles para protegerle los ojos del sol, del reflejo de la luz en la nieve y del viento.

GUANTES
Su función es protegerle las manos del frío (mira qué truco más práctico) sin restarle capacidad para maniobrar. No se los compres sin probárselos antes.

CREMA
Aplícasela en la cara tantas veces como sea necesario. Los rayos solares son más fuertes en la montaña que en latitudes inferiores.

MONO
No debe permitir el paso de la humedad, del viento y del frío. Conviene coserle una etiqueta que permita distinguir al pequeño entre los demás.

BOTAS
Sus elementos de fijación deben estar adaptados al peso y a la altura del niño, así como a la técnica que va a practicar.

TABLAS
De iniciación sí, de juguete no. Es la condición básica para prevenir posibles lesiones.

PRECAUCIONES PARA EVITAR CONTRATIEMPOS

Antes de poneros rumbo a la nieve con niños debéis tomar precauciones para que la jornada transcurra sin incidentes.

Así, es fundamental que tu hijo desayune bien para que no se sienta desfallecido a media mañana y que realice un breve calentamiento antes de empezar a esquiar o a jugar con el trineo (según las estadísticas, las lesiones infantiles en la nieve no suelen deberse a caídas, sino a tirones por no preparar los músculos antes de comenzar a ejercitarlos). Buscad pistas acondicionadas para niños (las hay en las estaciones que disponen de babyclubs y guarderías de nieve), no os aventuréis por lugares que no estén vigilados (sobre todo si desconocéis el terreno) y llevad siempre el móvil con la batería cargada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo