Escapada en familia por Andorra

Nuestro país vecino es pequeño, pero está lleno de paisajes y de experiencias dignas de ser descubiertas. Andorra es un destino ideal para hacer una escapada en familia. Seguro que estas ideas os seducen.

Si os gusta la naturaleza, no podéis perderos una visita a Naturlandia, a 2.000 metros de altura. Cuando hace buen tiempo es un eco-parque donde los peques pueden patinar o jugar en el Inuit Park, en medio del bosque. A todos os encantará hacer rutas a caballo, excursiones guiadas para conocer los secretos del bosque... y, sobre todo, descender por el tobogán alpino más largo del mundo, el Tobotronc. Al terminar la visita, nada mejor que disfrutar de una comida típica andorrana en las terrazas de los restaurantes del parque.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

TIEMPO PARA EL RELAX

Después de pasar una mañana liberando adrenalina es hora de relajarse un poco. ¿Dónde? En un escenario inigualable, el Balneario de Caldea Un lugar ideal para practicar el turismo termal, con unas instalaciones acuáticas espectaculares y una carta de masajes y tratamientos preparada para todos los miembros de la familia.

Así, los niños tienen a su disposición un masaje relajante de cuerpo entero con aceite Just Bio by Caldea, especial para la piel de los más pequeños.

TOCA HACER SENDERISMO

No podéis perder la oportunidad de dar a conocer a los niños el espacio protegido del valle de Sorteny. Se trata de un paraje de alta montaña con más de 700 especies de plantas y flores, como el lirio pirenaico o el narciso de montaña. Si hay suerte también podréis ver algunas especies animales exclusivas de los Pirineos, como el rebeco, la marta, la rana roja o el tritón pirenaico.

Dentro del valle se pueden hacer tres recorridos de corta duración, ideales para familias: Pájaros, mariposas y zonas húmedas (3 horas), Paisajes de circos glaciales y bosques viejos (3 horas) y Fauna y flora alpina y subalpina y estanque, que conduce hasta el estanque del Estanyó (4 horas), un lugar privilegiado para sentarse a descansar y tomar algún refrigerio mientras contempláis el paisaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo