Fin de semana con niños en Cantabria

Cantabria es, como dice el eslógan, infinita. Paisajes siempre verdes, mar y playas, cuevas prehistóricas, pintorescos rincones, potente gastronomía... Con la guía experta de Andrés Alonso, de la Consejería de Turismo de Cantabria, hemos diseñado esta ruta para disfrutar de un gran fin de semana con niños

El plan es llegar a la capital, Santander, al mediodía del viernes, para pasear por las elegantes playas de El Sardinero y bañaros si hace buen tiempo. Para comer, el restaurante marino Tonino. Podéis ir hasta la península de La Magdalena, con su palacio y un parque infantil que tiene playa, un monumento a Félix Rodríguez de la Fuente y un minizoo con focas y pingüinos. O embarcar en Los Reginas y navegar por la bahía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

CABÁRCENO Y PUENTE VIESGO

A sólo 15 Km está el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, espectacular, en un paraje de montañas kársticas con animales de los cinco continentes en semilibertad. Los más visitados, los osos. Hay que llegar el sábado temprano, pasar con el coche, visitar el aula medioambiental, comer alli... Una experiencia inolvidable.

Por la tarde, rumbo a Puente Viesgo, a 20 Km, viajando entre prados pasiegos con vaquitas (a ver si descubrí a las tudancas). Si os alojáis en el Gran Hotel Balneario podréis hacer un divertido circuito termal en familia y cenar allí mismo (excelente gastronomía cántabra).

CUEVAS Y SANTILLANA DEL MAR

El domingo por la mañana, visitad la cueva del Castillo, Patrimonio de la Humanidad, con sus pinturas de manos.

De ahí a la cueva de Altamira, con sus bisontes, hay 21 Km. No se visita la original, sino una réplica, pero hay talleres para niños: el fuego, la caza... A 500 m está el Zoo de Santillana, con bisontes, mariposario, orangutanes...

Y a 2 Km, Santillana del Mar, "el pueblo de las tres mentiras" (ni es santa, ni llana, ni tiene mar) y, también dicen, el más bonito de España. Admirad sus calles medievales y no os vayáis sin aprovisionaros de sobaos, quesos de Liébana, quesadillas...

Publicidad - Sigue leyendo debajo