Pase mi sí

Un juego estupendo para favorecer la socialización y mejorar los reflejos de la niña.

Primero dos niñas se cogen las manos para formar un puente y cada una decide entre dos colores, dos lugares, dos comidas… diferentes.

El resto del grupo forma una fila que debe pasar por debajo del arco formado por los brazos de las dos niñas que cantan: “Pase mi sí, pase mi sá, por la puerta de Alcalá, los de alante corren mucho los de atrás se quedarán”.

Entonces bajan los brazos y atrapan a la niña que se encuentre en ese momento debajo. Ésta tendrá que elegir entre los dos colores, lugares, comidas… y se colocará detrás de la niña a la que pertenezca la opción elegida.

Cuando todas han sido capturadas y se encuentran en una de las dos filas, se dibuja una raya en el suelo y ambos equipos deberán tirar con fuerza para tratar de que el equipo contrario pase la línea y así vencerle.

Es bueno para…

Este juego de niñas tradicional desarrolla la socialización y ayuda a la pequeña a entender los principios básicos del trabajo en equipo. También ayuda a agilizar los reflejos y superar miedos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo