Una tarde en el cine

¿Una buena opción de ocio para estas tardes de invierno? ¡El cine! Repasamos contigo todos los detalles que debes tener en cuenta para que vuestra salida sea un gran éxito.

A casi todos los pequeños les gusta ir al cine, ya que en las películas ven reflejadas su enorme fantasía e imaginación. Aun así, a esta edad conviene preparar la situación de antemano y poner en práctica ciertas pautas para que todo transcurra estupendamente.

PREPÁRALE PARA LA OCASIÓN

Busca en una guía las películas más adecuadas para la edad de tu pequeño, procurando que además se adecúen a sus gustos, y déjale elegir entre las diversas opciones que existan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Una vez tomada la decisión, y antes de ir, hazle un breve resumen del argumento; los niños acogen mejor las actividades cuando tienen una cierta idea de lo que va a suceder.

Si es la primera vez que tu hijo va a ir al cine, el día antes cuéntale cómo es la sala. Dile que allí habrá una pantalla gigante y que mientras proyecten la película estaréis totalmente a oscuras.

Explícale también cómo tiene que comportarse: debe ir al baño antes de que se apaguen las luces, para no tener que salir en mitad de la película, no puede dar patadas al asiento de delante ni alborotar, y cuando quiera preguntarte algo, debe hacerlo bajito y al oído.

No tiene sentido que le pidas que permanezca callado hasta el final. Las preguntas y los comentarios sobre lo que estáis viendo le aclararán el argumento y le harán disfrutar mucho más de la situación.

Antes de salir de casa, coge una botella de agua y algo para “picar”. Y al entrar en la sala, hazte con un alzador para que tu hijo pueda ver bien la pantalla.

Si el papá os acompaña, acomodad al niño entre vosotros dos, así se sentirá más protegido y no molestará a los demás espectadores cada vez que os comente algo.

OTRO MODO DE APRENDER

Una vez que acabe la película, pregunta a tu hijo qué le ha parecido. Sus respuestas te pondrán sobre la pista para saber qué le impresiona, qué le asusta, qué le gusta, cómo ha interpretado los hechos... Es decir, para conocerle aún mejor.

Ayúdale con tus comentarios a aclarar sus dudas, a entender mejor el argumento y a sacar conclusiones. También es un buen momento para hablarle de los comportamientos de los personajes que no te han gustado y de los que te han parecido dignos de admiración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

De esta forma lograrás que vuestra tarde de cine, además de ser divertida, sirva para enseñar a tu pequeño a analizar las diversas situaciones y a reflexionar sobre ellas un poco mejor.

¿Y SI A TU HIJO NO LE APETECE EL PLAN?

Atu hijo le llaman la atención las películas, pero se niega a entrar o a quedarse en la sala de cine.

POSIBLES MOTIVOS.
Su reacción puede deberse a que le asusta la oscuridad, le molesta el volumen (suele estar muy alto) o a que todavía no es capaz de permanecer sentado durante mucho tiempo y acaba poniéndose nervioso.

QUÉ HACER.
No le fuerces, alquila o compra una película de vídeo y disfrutad juntos de ella en casa. Más adelante, para acostumbrarle a ir al cine, elige películas cortas, protagonizadas por personajes que él ya conozca bien.

Otra buena idea es que os acompañe algún amigo de su edad, para darle ánimos. Aun así, es mejor que os sentéis cerca de la puerta para que podáis salir de la sala sin molestar a nadie en caso de que se impaciente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo