Soluciona los posibles imprevistos en su cumpleaños

Para que todos los niños se lo pasen fenomenal en la fiesta de cumpleaños de tu hijo es importante que te anticipes a los posibles contratiempos que se pueden presentar.

Seguro que llevas varios días preparando la fiesta de cumpleaños de tu hijo, cuidando hasta el más mínimo detalle para que este día sea inolvidable no sólo para tu pequeño, sino también para los amiguitos que le van a acompañar. Pero aún así, no está de más que también te plantees los posibles contratiempos que se pueden presentar en la celebración y en su solución más práctica. Por ejemplo...

UNO DE LOS INVITADOS ES TÍMIDO Y NO JUEGA

Conviene que le animes a realizar algo que sabes que hace muy bien, para que se sienta más seguro y así le cueste menos convertirse en uno más del grupo. Si no hay forma de hacerle participar, lo mejor es que le des algún juguete, para que se entretenga solo y disfrute "a su manera", aunque no está de más que vayas a verle de vez en cuando, por si poco a poco le va entrando el gusanillo de disfrutar de la fiesta.

A veces da buen resultado sentar a dos o tres tímidos en una zona apartada del resto, para que "intimen" en entre ellos y ganen confianza. Al crear un grupito se sienten más fuertes y al final acaban acercándose a los demás.

LOS NIÑOS ESTÁN DEMASIADO EXCITADOS

Debes cerrar las habitaciones más peligrosas para ellos (cocina, cuarto de baño...) y proponerles realizar actividades más tranquilas, como fabricar caretas, ensayar una obra de teatro o pintar un cuadro en común. Que haya premio al trabajo manual más bonito o al actor más profesional suele estimularles bastante.

Escuchar música relajante mientras con los movimientos de su cuerpo van imitando el aleteo de los pájaros o el vaivén de las olas del mar es otra forma muy entretenida de calmarlos. Ponerles una película infantil de vídeo no es una idea muy original para un cumpleaños, pero cuando los niños se ponen "de los nervios", es la solución perfecta para que se sienten un rato, continúen entretenidos y se apacigüen.

UN NIÑO LLORA PORQUE HA PERDIDO EN EL JUEGO

Lo mejor para prevenir esta situación es evitar los juegos de competición. Si los niños insisten y hay que recurrir a ellos, debemos optar por los que son fácilmente manipulables por los adultos (aquellos en los que hay que parar la música, por ejemplo), para que todos los pequeños ganen alguna vez. Y eso sí, si hay premio para los ganadores, también tiene que haber sorpresas de consolación para los perdedores. Así todos se quedarán contentos.

HAY UN NIÑO CON ALERGIA O INTOLERANCIA ALIMENTICIA

Como los padres te avisarán, puedes hacerle un menú especial para él y presentarlo en la mesa de la misma manera que el resto de los alimentos, para evitar que se sienta diferente.
Si compras o haces una tarta sin el alimento que ese pequeño no tolera, podrá comerla como los demás niños y se sentirá completamente integrado. Será un detallazo por tu parte, que sus padres te agradecerán mucho.

SE PRESENTAN MÁS INVITADOS DE LA CUENTA

Esto es algo que suele ocurrir, porque los niños se olvidan de decir a sus padres que tienen una fiesta y se lo anuncian un par de horas antes de la celebración, o porque vienen los hermanitos de algunos invitados, o porque se une a la fiesta algún vecinito... No pasa nada. Haz o compra siempre comida de más, pero asegúrate de que son viandas que, en caso de no terminarse ese día, pueden consumirse al siguiente. De ocurrir así, al día siguiente de la celebración no tendrás que hacer comida.

EL CUMPLEAÑERO SE QUEDA TRISTE DESPUÉS DE LA FIESTA

Si le pides ayuda para recogerlo todo, asegurándole que así podrá ponerse a jugar con los regalos, se sentirá útil y estimulado y la pena se le pasará enseguida. Ver juntos en el ordenador las fotos que habéis hecho con todos sus amigos es otra estrategia que le alejará de la melancolía y despertará sus risas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo