Clases de Naturaleza

A medida que crece, el niño descubre que en el mundo hay animales, plantas, a veces llueve…

Entender que forma parte de un ecosistema es un gran avance en su desarrollo.

  • Viva el arco iris. Una buena forma de ayudar a tu hijo a contemplar la naturaleza y a conocer sus colores es jugar a descubrirlos en las plantas, el cielo, el mar... Id apuntando cada cosa que veais y su color y cuando lleguéis a casa, jugad a pintarlos en un papel con acuarelas. Sorpréndele enseñándole cómo mezclarlos para hallar otros colores nuevos: el azul con amarillo para lograr el verde de una hoja, el rojo con el amarillo para tener el color de una naranja...
  • Las mascotas del verano. Id juntos de safari a encontrar pequeños animalitos (hormigas, lombrices, escarabajos…). Explícale al niño que no os los podéis llevar a casa porque viven al aire libre y no sería justo separarles de “sus familias y amigos”. Podéis sacar una foto de cada animal y elaborar un libro que luego podrá enseñar a sus amiguitos.
  • Castillos de arena. Qué mejor juego que construir un castillo de arena para explicar a tu hijo que la materia cambia (y no hace falta que estéis en la playa). Poned tierra o arena en un cubo, luego id añadiendo agua poco a poco, hasta que la mezcla tenga suficiente consistencia para poder ser volteada. Dejadlo al sol para que se vuelva a secar. También podéis probar a hacer cubitos de hielo.
  • Pelo verde. Coge dos vasos de plástico y pide a tu hijo que les pinte caras con un rotulador. Rellenadlos de arena fértil y plantad semillas de césped. Regadlos a diario y en poco tiempo tu hijo verá cómo a sus muñecos les va creciendo un bonito pelo verde.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo