Pros y contras de los videojuegos

Son, para muchos niños de esta edad, el juguete favorito: si les dejásemos, estarían jugando ante la pantalla todo el día. De ahí la necesidad de ponerles límites y de conocer los contenidos de sus videojuegos.

Pocos niños se resisten a los encantos de los videojuegos. De hecho, una vez que los conocen, suelen ponerlos en un lugar preferente dentro de sus peticiones. Sin embargo, hay que tener cuidado a la hora de elegirlos y, sobre todo, establecer ciertas pautas de utilización.

Cuánto es demasiado

Aunque no existe unanimidad entre los expertos sobre cuánto tiempo al día puede jugar el niño de esta edad con los videojuegos, María Costa, pedagoga y directora del Departamento de Pedagogía del Instituto Tecnológico del Juguete, en Valencia, explica que “no debe superar nunca la hora diaria, para evitar posibles problemas de visión y de adicción”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Otro aspecto a tener en cuenta es la importancia de que los padres jueguen con sus hijos también a los videojuegos. Ésta es la mejor manera de conocer las ventajas y los inconvenientes del juego en cuestión. “El juego compartido es una magnífica ocasión para conocerse mutuamente, fomentar la autoestima del niño, enseñarle reglas sencillas de convivencia (compartir, ser tolerante...) y estrechar nuestros vínculos afectivos. Hay que sacar unos minutos diarios para jugar con los niños, también a los videojuegos –aconseja María Costa– y desterrar la cómoda costumbre de entretenerlos de este modo para poder dedicarnos a nuestras tareas”, añade la especialista.

Además, hay que combinar los videojuegos con otro tipo de juguetes y juegos y facilitar a los niños actividades al aire libre (ir al parque, hacer excursiones...). De esta forma se evita que se aficionen a jugar sólo con la consola y lleguen a aislarse.

El uso abusivo de los videojuegos puede tener efectos muy negativos en la conducta del niño. La principal señal de alarma es la dependencia del juego, es decir, que el pequeño sólo esté pendiente de sentarse ante la pantalla y rechace otras actividades lúdicas, como jugar con sus amigos o con otros juguetes. Ante esto es necesario marcar un uso moderado, estableciendo un horario para su utilización que debe ser respetado.

Cuáles son perjudiciales

Vigilar el contenido de los videojuegos es otro aspecto imprescindible. A la hora de comprar un videojuego a vuestro hijo conviene que tengáis en cuenta las siguientes pautas:

  • Cercioráos de que está recomendado para su edad y, aun así, vedlo con él, para comprobar que efectivamente se adapta a su nivel intelectual y emocional (no todos los niños maduran de la misma manera).
  • Revisad sus contenidos. Descartad los que sean sexistas, violentos o racistas, así como los que transmitan valores negativos y antisociales. Conviene que incluyan propuestas de juego variadas (estrategias, aventuras, juegos deportivos...), que potencien algún tipo de aprendizaje y, por supuesto, que resulten divertidos.
  • Procurad que sean para más de un jugador y permitan el juego en compañía, para evitar que se aísle.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Teniendo en cuenta todos estos consejos, el videojuego reportará ventajas a vuestro pequeño:

    • Le ayudará a familiarizarse con el uso del ordenador, que hoy es una herramienta básica de estudio.
    • Potenciará su atención y su discriminación visual y auditiva.
    • Estimulará su capacidad de reflexión y su pensamiento deductivo.
    • Mejorará su coordinación ojo-mano, su habilidad y sus reflejos.
      Publicidad - Sigue leyendo debajo