Beneficios del pádel para los niños

El pádel ofrece múltiples beneficios para los peques de la casa y ayuda a fortalecer el vínculo afectivo entre padres e hijos.

Padel para niños
Westend61Getty Images

El pádel es el segundo deporte más practicado, solo por detrás del fútbol, según el Consejo Superior de Deportes, y, sin duda, ha ganado mucho peso en los últimos años. En España ya lo practican más de 4 millones de personas.

Al pádel pueden jugar tanto adultos como niños, ya que, por sus características, no requiere de entrenamiento ni preparación previa. Tampoco de unas características físicas especiales, por lo que todo el mundo puede lanzarse a la pista. Y es que el pádel cuenta con innumerables beneficios, tanto a nivel físico como psicológico, para ellos. Por eso, desde la marca deportiva de pádel StarVie nos animan a tomar nota de por qué debemos incluir esta práctica en la rutina semanal de los niños. ¡Porque hay vida más allá del fútbol!

Beneficios físicos del pádel

El pádel mejora el desarrollo físico de los niños, lo que resulta clave en las fases de crecimiento y desarrollo, puesto que la actividad realizada hoy va a determinar su forma física del futuro. Además, su práctica habitual permitirá evitar la obesidad y el sedentarismo, males que tristemente cada día afectan más a la población infantil.

También fomentará su desarrollo motriz, ya que tanto su coordinación general mejorará, mientras mejora su desarrollo corporal, sus desplazamiento y equilibrio.

Beneficios psicológicos

Pero el pádel no solo produce beneficios físicos, sino también emocionales y psicológicos, sin duda, claves en estas primeras fases de desarrollo. Así, la dinámica de este deporte hace que obtengan una mayor independencia en la pista.

Además, les permite adquirir valores fundamentales que les servirán en el futuro, como son el compañerismo, el espíritu de equipo, la entrega y el sacrificio.

Otro de los conocimientos será el aprendizaje a la hora de competir. El pádel es un ejercicio muy dinámico, en el que unas veces se gana y otras se pierde, por lo que los niños descubrirán que la verdadera esencia de este deporte no es solo ganar, sino pasar un rato agradable.

Por último, cabe destacar que el pádel, al ser un deporte activo y en el que se está en continuo movimiento, ayuda a liberar adrenalina, con lo que tendrán un descanso de calidad por la noche.

Recomendaciones para la práctica del pádel

Desde StarVie recomiendan practicarlo con cierta frecuencia –lo idóneo es hacerlo 2 o 3 veces por semana.

También es importante saber que, como ocurre en todos los deportes, es una actividad más efectiva cuanto antes de practique, ya que a edades tempranas se es más proclive a adquirir habilidades y a absorber conocimientos.

Una buena opción sería comenzar a los 5 años, aunque siempre dependerá de la destreza y las condiciones específicas del niño.

Sin duda, puede convertirse en la mejor excusa para empezar a fomentar en los más pequeños el amor por un deporte ameno, que engancha y que va a permitirles crecer más sanos ¡y mucho más felices!

Publicidad - Sigue leyendo debajo