Padres optimistas, niños felices

La psicóloga Patricia Ramírez ha publicado nuevo libro 'Estrena optimismo. Dinámicas para fortalecer tus emociones' y hablamos con ella sobre las claves para convertirnos en padres optimistas y educar niños más felices.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué has escrito un libro sobre optimismo y sobre cómo fortalecer las emociones?

Creo que hay un nivel de sufrimiento en la sociedad altísimo y que tenemos una tendencia natural a ver el lado negativo de la vida, de anticiparnos a peligros que luego ni siquiera ocurren. Y no solamente lo tenemos nosotros, sino que por un defecto de sobreprotección también lo trasladamos a los niños: les hablamos de la gente mala que luego no te falla, de peligros que pueden ocurrir y no ocurren, de las dificultades que se pueden encontrar en la vida... pero no les damos recursos para que sepan superarlas. No podemos educar una sociedad miedica y negativa.

¿En qué se diferencia este libro de los anteriores?

Mis libros tienen una misma línea: lo prácticos que son. Yo trato de que el libro no sirva solo para que tú lo leas y tengas una reflexión, sino para que te invite a hacer cambios y te de recursos para hacerlos.

La diferencia con otros es que este es todavía más práctico porque consta de 40 ejercicios prácticos: cada uno de ellos tiene una introducción teórica para que la gente entienda desde el rigor de la psicología por qué hay que hacer ese cambio o por qué es bueno ese cambio para ti y luego viene el ejercicio práctico.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Se nace optimista o te haces optimista?

No hay un gen del optimismo, pero se puede entrenar para serlo. Primero se educa: tú puedes tener padres que sean súper optimistas y que te animan, que te alientan, que te dicen que te tropieces que no pasa nada, que te ayudan a gestionar el fracaso, que te transmiten expectativas positivas sobre lo que esperan de ti, que te hacen ver que la vida es maravillosa si aprendemos a disfrutarla pero que esa vida también tiene dificultades que hay que superar... el optimismo viene de ahí, pero si no has tenido la suerte de contar con el apoyo de maestros, profesores y padres que te hayan enseñado a ser optimista siempre tienes la manera de reconducirlo con este tipo de dinámicas. No estás perdido. Podemos cambiar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo influye ser optimista o no en los hijos?

Influye en tener hijos felices. Si tú eres una persona optimista también transmitirás mensajes optimistas, educarás en el optimismo y estarás educando niños con mayor autonomía, seguridad y confianza. Gente con una mejor autoestima y sobre todo gente que va a disfrutar mucho más de la vida porque van a saber interpretar el entorno de una forma favorable. En el momento en que una persona cree que tiene recursos para que las cosas salgan bien y que confía en que poniendo valores, esfuerzo y disciplina se puede alcanzar metas, también contribuye a que eso ocurra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Alguna clave para ser padres optimistas?

Confiar en que el optimismo es una filosofía de vida y no la idea equivocada que dicen los pesimistas de que no somos realistas. De hecho, los estudios demuestran que el optimista valora más los riesgos negativos que el pesimista los positivos. El optimista se centra en las cosas positivas de la vida, en crear oportunidades, ve más soluciones, verbaliza en positivo y cree que lo negativo es temporal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo podemos aplicar tu libro en una depresión postparto?

La depresión postparto puede tener varios motivos: puede ser un tema hormonal que habrá que tratar o puede ser también un “desborde” de querer sobreproteger, de tener miedo. En este último caso, el optimismo nos puede ayudar.

Para ser optimista necesitas tener una interpretación positiva del entorno. Por eso, a esa persona hay que ayudarla a interpretar la situación de una manera distinta y entrenarla para que tenga habilidades y se haga la vida fácil. Muchas veces como madre quieres hacer tantas cosas que te complicas la vida y terminas en un bucle en el que sientes que no estás preparada y que no tienes recursos para ello.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Cómo podemos hacerle frente al sentimiento de culpa?

¿Cómo podemos aplicar tu libro en una depresión postparto?

Nos tenemos que deshacer de la culpa y entender que en esta vida somos madres, pero también tenemos otros roles: somos pareja (y si abandonamos el rol de pareja perderemos nuestro matrimonio), somos personas (y si abandonamos el rol de persona perderemos nuestra autoestima y llegará un momento en que nuestros hijos vuelen y sintamos que la vida no tiene sentido), somos profesionales, somos amigas...

Somos personas valiosas en todos los ámbitos y el valor no solo nos lo da la maternidad. Las madres tenemos que saber que los hijos quieren para nosotras es lo mismo que nosotras queremos para ellos: que seamos felices. Y nuestros hijos nos van a ver felices si tú nos ocupamos de nosotras: si nos duchamos a solas, si quedamos con las amigas, si nos dedicamos a leer mientras los hijos juegan solos... No somos mejores madres por dedicarles todo el día, somos mejores madres cuando el tiempo que dedicamos a nuestros hijos es un tiempo sereno y de calidad en el que hay empatía, complicidad...pero eso no es 24 horas al día, sino el rato que toque.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo podemos enseñar valores a nuestros hijos?

Primero hay que saber en qué valores queremos educar a nuestros hijos y qué significa practicarlos.

La mejor manera de enseñar valores a nuestros hijos es hablar de ellos, definirlos con ellos, pedirles que nos cuenten de qué forma se comportan ellos de acuerdo con esos valores, tener un mural en casa para compartir valores, ser nosotros coherentes con esos valores, reforzar a nuestros hijos cada vez que se comportan de acuerdo con ese valor...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo potenciar su creatividad?

Dejando que se aburran, porque hoy en día cada vez que nuestros hijos nos dicen “me aburro” les damos la Tablet, les damos el móvil, les ponemos una película o una serie... los híper estimulamos de tal manera que no se aburran. Pero los niños se tienen que aburrir, se tienen que tirar en el suelo de su habitación y tienen que mirar al techo diciendo “qué hago, qué hago” hasta que discurran y decidan hacer algo. El aburrimiento y el no hacer nada es el primer paso para ser creativo. Si tu cerebro siempre está ocupado no hay pie para la creatividad porque está sobre estimulado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a gestionar el fracaso?

Estando muy pendientes de todas sus fortalezas y reconociéndolas: el elogio no debilita. Tenemos que estar todo el día expresándoles amor incondicional y diciéndoles lo maravillosos que son solo por existir. Cada vez que hacen algo bien debemos preguntarles: “¿qué sientes al haber hecho esto bien?, no me siento orgullosa de ti sino que espero que tú te sientas orgulloso de tu esfuerzo, de tu trabajo”.

Y debemos estar menos pendientes de las cosas en las que fallan porque hay muchos padres que se pasan todo el día diciendo “no, no, no, no, no hagas esto, esto no está bien”, y corrigiendo, y de esta forma machacamos su autoestima puesto que reciben más críticas que elogios y eso tiene que invertirse. Y por supuesto no los etiquetemos, no los comparemos con sus hermanos, no lo comparemos con nosotras ni con su padre...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Alguna clave para no perder la paciencia con los niños?

¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a gestionar el fracaso?

Yo de antemano diría a los padres que empezaran a meditar, porque llevamos un ritmo de vida que con las prisas, con la inmediatez, con la falta de paciencia... no propicia que seamos pacientes. No son tus hijos los que te hacen perder la paciencia, tan solo son la gota que colma el vaso al final del día. Pero tú cuando llegas a casa tienes todo tu autocontrol y toda tu paciencia desgastados.

A los niños hay que repetirles las cosas varias veces, y si repitiendo las cosas varias veces no te hacen caso igual tienes que encontrar una fórmula mágica creativa para educar desde el juego. Los padres repiten modelos de conducta de sus padres en los que a ti tu padre te daba una voz y te quedabas sentado porque había otro tipo de respeto o miedo y crees que repitiendo eso te van a hacer caso y no es así. La gente tiene que reinventarse y reinventar la educación. Y la educación requiere serenidad, comprensión, empatía...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Quién es Patricia Ramírez?

Patricia Ramírez es licenciada en Psicología, tiene un máster en Psicología Clínica y de la Salud y un doctorado en el departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada. Con alrededor de 130.000 seguidores en Twitter, es la psicóloga más influyente de nuestro país. Es autora de “Así lideras, así compites” (Conecta, 2015), “Cuenta contigo” (Conecta, 2016) y “Si salieras a vivir... Hábitos para disfrutar de una vida plena” (Grijalbo, 2018) y en su nuevo libro “Estrena optimismo. Dinámicas para fortalecer tus emociones” te ofrece 40 dinámicas y ejercicios prácticos que te ayudarán a entrenar tu optimismo y a transmitírselo a tus hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo