Cómo enseñar qué es la empatía a nuestros hijos

Existen algunos aspectos claves que debemos potenciar para enseñar a nuestros hijos a preocuparse por otras personas.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hablar de sentimientos

"La puerta de entrada a la empatía es la alfabetización emocional", según Michele Borba, psicóloga educativa y autora de numerosos libros para padres, incluido “UnSelfie: Why Empathetic Kids Success in Our Our-About-Me World”.

Una manera simple de fomentar la alfabetización emocional es promoviendo la comunicación cara a cara en la era de los mensajes de texto y los teléfonos inteligentes. "Los niños impulsados por la tecnología digital no necesariamente están aprendiendo emociones cuando eligen emojis", dice Borba. "Establecer como regla en casa que el niño siempre mire a los ojos de la persona con quien habla ayudará a que se sintonice con la otra persona".

Otro aspecto clave es enseñar a los niños a identificar sus propias emociones desde el principio. Para ello, según Laura Dell, profesora asistente de la Facultad de Educación de la Universidad de Cincinnati, es recomendable que usemos lenguaje emocional con los niños. "Antes de que los pequeños puedan identificarse y sentir empatía con los sentimientos de otras personas, deben aprender a procesar sus propios sentimientos. Una vez que puedan identificar sus propias emociones, estarán en mejores condiciones de controlar sus sentimientos, y luego dar el siguiente paso comprendiendo los de los demás".

Utiliza otros recursos

Ver la televisión o leer libros juntos presenta otra gran oportunidad para cultivar la empatía. Podemos aprovechar cuando esté viendo sus dibujos favoritos para discutir los momentos en los que los personajes son amables y empáticos, y de manera similar, señalar los casos en que los personajes son hirientes y malintencionados.

Dar ejemplo

Dado que los padres son el modelo más directo a seguir de los niños, deben ser los primeros en dar ejemplo y demostrar empatía. De nada servirá que les digamos a nuestros hijos que deben intentar comprender los sentimientos de otras personas si nosotros mismos no lo hacemos. Los niños aprenden mediante la imitación y los modelos a seguir.

Es muy importante que los padres utilicen el lenguaje para transmitir sus propios estados emocionales: "Hoy estoy realmente frustrado/decepcionado…", y por supuesto, que respeten las emociones de sus hijos.

Reconocer los actos de bondad de nuestros hijos

Para aumentar la empatía de tus hijos es importante que, cuando los niños hagan cosas en las que demuestren que son amables y atentos, te detengas un momento para reconocerlo, de esta manera, se darán cuenta de lo positivo que resulta preocuparse por los demás.

Exponerlos a la diversidad

Los padres deben ayudar a que sus hijos crezcan y prosperen en una sociedad diversa a través de la educación y la exposición a otros que son diferentes, ya sea cultural, étnica o religiosamente, en apariencia física y capacidad o discapacidad. Esta exposición la podemos hacer mediante libros, películas, museos, voluntariados…

Enséñale a reconocer sus errores

Si queremos que nuestros hijos aprendan a reconocer sus errores, el mejor medio para hacerlo es reconocer los que nosotros cometamos, sobre todo si ellos están presentes en ese momento. Hazte cargo de las situaciones en las que podrías haber tomado mejores decisiones para ser más amable con las personas que te rodean.

Haz de la amabilidad una actividad familiar

Las familias deben dar importancia a la empatía a lo largo del día en pequeñas dosis, por ejemplo, en la cena, pidiendo que cada miembro de la familia anote dos cosas buenas que haya hecho en el día. Esto le animará a hacer, al mínimo, dos buenas obras diarias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo