"El mindfulness enseña a los niños a vivir el presente y a afrontar situaciones difíciles"

La psicóloga Begoña Ibarrola presenta su colección de cuentos "Aquí y ahora. Mindfulness para niños". Hablamos con ella de este interesante tema.

image
D.R.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Por qué es interesante que los niños practiquen el mindfulness?

El mindfulness o conciencia plena es una capacidad humana universal y básica que consiste en la posibilidad de ser consciente de los contenidos de la mente, momento a momento. Es también una técnica psicológica que aumenta nuestra capacidad de prestar atención a lo que pasa dentro y fuera de nosotros, a ser más conscientes de lo que pensamos, sentimos y hacemos en cada momento, sin juzgar ni identificarnos con ello. La base de esta práctica está en la respiración que nos ayuda a entrar en calma y a pensar con claridad.

La práctica del mindfulness enseña a los niños a vivir en el presente y a estar conectados con ellos mismos y con su entorno, estén donde estén, hagan lo que hagan y pase lo que pase, por eso he llamado a la colección de siete cuentos, Aquí y Ahora.

También les enseña a relajar la mente antes de afrontar situaciones difíciles y a controlar sus preocupaciones. Al enseñarles a ser conscientes de lo que les sucede en su interior y poder controlar sus pensamientos y emociones, están más preparados para manejar su mundo exterior. Les ayuda a ser más flexibles, más empáticos y más creativos, a mejorar su concentración y a disfrutar del momento presente.

Los practicantes de Mindfulness aprenden avalorar el silencio y la paz, a través de ejercicios respiratorios y de la meditación, y van alcanzando cada vez más tranquilidad y tolerancia, mejoran su autoestima y se sienten más felices a medida que van dándose cuenta de lo que sienten, piensan y hacen en cada momento, sin juzgar. Todo ello contribuye a un nivel mayor de bienestar, tanto personal como interpersonal.

El mindfulness está muy de moda, pero ¿cuándo nace como concepto, desde cuándo se practica?

Es una técnica milenaria de hace unos 2.500 años desarrollada en La India. Sus principios se extendieron a través de numerosos maestros y a pesar de encontrarse sus raíces en el budismo, ahora se enseña desprovisto de cualquier componente religioso. Su objetivo último es aprender a ser felices y hacer felices a los demás.

¿Por qué acercar el mindfulness a los niños a través de los cuentos?

En primer lugar porque los cuentos divierten y enganchan al lector desde el primer momento; después porque los relatos siempre ayudan a descubrir aspectos de uno mismo y del mundo que nos rodea sobre los que a veces no se habla o no se tiene tanta información. Por último porque ya en la tradición oriental se utilizaban los cuentos como elementos terapéuticos y eso yo lo he comprobado en mi trabajo como terapeuta infantil y juvenil. Espero que les gusten a los lectores y pasen un rato agradable en su compañía y les recomiendo que los lean despacito, degustando la historia como se degusta un plato de nuestra comida favorita.

A través de cada cuento potencias un aspecto diferente del mindfulness. Desde la auto observación a la imaginación o la visualización. ¿Por qué has elegido estos temas, por qué son importante para los niños?

El aprendizaje de la respiración, la observación del mundo interior, la observación con una mirada atenta del mundo exterior, la utilización de la imaginación y la visualización, el silencio, la quietud y la meditación. Siete temas importantes y siete cuentos que giran alrededor de ellos para generar una especie de puzle de siete piezas, en cada una de las cuales los lectores pueden comprender aspectos diferentes pero complementarios que forman parte de la práctica del mindfulness. Vivimos en una sociedad que no permite contemplar, estar en silencio, observarse a uno mismo, entrar en calma, y pienso que esas son habilidades necesarias para lograr un equilibrio emocional.

¿Los niños pueden leer los libros solos o se recomienda que los padres también lo hagan, o que lo hagan juntos? ¿Es mejor que lean en voz alta o en silencio?

Pueden ser una lectura individual, a ritmo de lo que cada niño necesita y, también, puede utilizarse en clase para leer en grupo o en casa para leer juntos en familia y después comentar temas. El cuento es un recurso polivalente, por eso, después de una primera lectura, se puede volver sobre él para abordar otros temas que enriquecen sus posibilidades. Leer solos permite registros mentales diferentes a la lectura grupal pero ambas situaciones pueden ser complementarias.

¿Por qué es tan importante centrarnos en la respiración?

Uno de tus cuentos, “El mensajero del viento” se centra en la respiración. ¿Hasta qué punto es relevante para los niños ser conscientes de su respiración y cómo puede mejorar su vida con ello? ¿Puedes indicarnos algún ejercicio práctico?

El mensajero del viento es un cuento para aprender el secreto de la respiración, elemento esencial en el mindfulness, pero también los lectores, mientras acompañan a Igor y Brenda en sus aventuras, van a poder descubrir de dónde vienen las ideas y qué hacer para que las preocupaciones desaparezcan; y todo ello, simplemente respirando.

Cada vez que sentimos una emoción muy intensa cambia el ritmo de nuestra respiración y por ello para gestionar bien nuestras emociones debemos recurrir a estrategias que nos permitan cambiar el ritmo respiratorio, una de las pocas funciones fisiológicas sobre la que tenemos capacidad de control.

Simplemente podemos cambiar el ritmo de nuestra respiración haciendo inspiraciones profundas mientras contamos hasta cinco, luego retenemos el aire contando hasta cinco y por último lo expulsamos lentamente mientras contamos mentalmente hasta cinco.

Con este simple ejercicio podemos rebajar el nivel de tensión y prepararnos, por ejemplo, para un examen.

También das importancia, en “Un extraño detective” a la observación del mundo. ¿Cómo pueden los niños, a través de ella, conocerse mejor?

Un extraño detective es un cuento para aprender y valorar la observación y la atención al mundo exterior. Javi es un cazador de formas y durante unas vacaciones de verano descubre muchas más de las que podía imaginar: en las montañas, en el mar, en el bosque....y todo le ayuda a ser mejor detective. Al lector le esperan muchas sorpresas que le enseñarán a estar más atento a todo lo que le rodea. A menudo pasamos por la vida corriendo, hacemos todo corriendo sin mirar a nuestro alrededor y es necesario hacer más lento este proceso pues ver no es lo mismo que mirar u observar, igual que oír no es lo mismo que escuchar. Creo que en estos momentos de prisas, hiperactividad y estrés, es preciso retomar el valor de la contemplación y de la observación atenta y crear tiempos y espacios de calma.

¿La felicidad está en los pequeños detalles?

Por supuesto, las cosas pequeñas de cada día nos pueden proporcionar grandes satisfacciones si estamos atentos a ellas pero si nos pasan desapercibidas no van a contribuir a nuestra felicidad.

Encontrar placer en realizar pequeñas cosas cotidianas no siempre es fácil porque a menudo vamos con el piloto automático puesto y no sabemos apreciar una puesta de sol, el olor a hierba mojada, una flor que se acaba de abrir o un color diferente en las nubes o una mirada de complicidad. Estar presentes y saborear los momentos nos permite disfrutar mientras mejora nuestro bienestar.

Los libros comienzan con un mandala para colorear. ¿Por qué, cuál es el beneficio de esta actividad para los niños?

La palabra mandala significa círculo y por eso los mandalas son diseños circulares que simbolizan que la vida es un sinfín. Colorear mandalas es una actividad con la que mucha gente disfruta pues provoca una respuesta de relajación y a la vez atención concentrada. Se ha demostrado científicamente que esta actividad reduce el estrés, permite mejorar la armonía y el equilibrio y consigue que conectemos con nosotros mismos, nuestros pensamientos y emociones.

Por otra parte implica disciplina puesto que debe seguir un patrón ordenado, activa los dos hemisferios cerebrales, desarrolla la imaginación potenciando la creatividad y mejora la capacidad de concentración, y todo ello de una manera lúdica.

¿El mindfulness es una actividad íntima o colectiva?

Las dos cosas, se puede hacer de forma individual y también en grupo. Afortunadamente cada vez más familias y escuelas la están incorporando en su día a día, sobre todo porque los resultados se ven de forma muy rápida. Cada vez hay más colegios que dedican unos minutos al día a esta práctica en grupo y los efectos son maravillosos. Todos queremos estar bien, aprender mejor, mejorar nuestro estado de ánimo, solventar las dificultades y quitarnos preocupaciones, por eso esta técnica exige una práctica cotidiana hasta interiorizar sus elementos. Espero que cada vez se vaya extendiendo más pues los beneficios para las personas, las organizaciones y las familias son enormes.

¿Los niños de ahora tienen una mejor percepción de sí mismos que los que fuimos niños en generaciones anteriores?

Es verdad que los niños de hoy conocen mejor el mundo que le rodea, sobre todo porque a un golpe de clik pueden conectar con lugares lejanos, personas diversas, contenidos interesantes, etc....y por tanto la tecnología ha permitido abrir una ventana al mundo desde su habitación, pero conocer el mundo no significa conocerse a uno mismo y esto requiere tiempo, espacios de reflexión y por desgracia los niños reflexionan poco sobre lo que sienten, piensan o hacen. Precisamente la educación emocional y la práctica del mindfulness son dos herramientas de autoconocimiento excepcionales.

Por otro lado muchos adultos sobreprotectores piensan que solo deben reflejar lo positivo de cada hijo, no mostrando sus limitaciones o defectos, y esto es un grave error porque les hace tener un autoconcepto erróneo y se vuelven muy frágiles.

Conocerse a uno mismo debería ser un objetivo fundamental en educación para que aprender a ser uno mismo se complemente después con el aprendizaje de la convivencia.

ADEMÁS

--> Mindfulness en familia

Publicidad - Sigue leyendo debajo