Princesas y feminismo ¿son compatibles?

¿A tu hija le encantan las tiaras, los tules y las varitas mágicas? Tranquila su pasión por las princesas le ayuda a potenciar el empoderamiento femenino.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mirar el color rosa con recelo

No te das ni cuenta, porque ocurre de la noche a la mañana, pero llega un momento en la vida de tu bebé (niña) que deja de interesarse por Peppa Pig y por La Patrulla Canina para entregarse en cuerpo y alma a todo lo que brille y tenga volantes de tul. Ante este gran amor por lo rosa, muchas madres, influidas por una época marcada por una necesaria reivindicación de la igualdad de género, se ponen nerviosas, ya que opinan que el fin de la discriminación llegará, en parte, alejando a las niñas de “esas cursiladas”.
Se toman estos gustos con recelo y se preguntan quién les habrá metido a sus hijas tanta purpurina en la cabeza.
Entonces comienzan a vestirles con ropa oscura y unisex, intentando copiar el estilo escandinavo, les introducen en el mundo Marvel y prueban con las clases de artes marciales.
Pero por mucho que insistan en gustos más neutros o masculinos, observan impotentes cómo sus pequeñas quieren ir a clase de ballet, disfrutan con los disfraces y fiestas de princesas, sueñan con alcanzar el largo de pelo de Rapunzel y, cuanto más brillo tengan sus accesorios, mucho mejor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un libro para eliminar complejos

Bien, aquí llega la buena noticia: para todas aquellas mamás atrapadas por el complejo de “horror, estoy convirtiendo a mi hija en un ente débil y sin personalidad cuyo único objetivo en la vida será buscar a su príncipe azul”, está escrito este libro: Guía feminista para educar a pequeñas princesas.

Su autora, Devorah Blachor, periodista y ferviente feminista, se ha inspirado en su propia experiencia con sus dos hijas para ofrecer consejos para esas madres que, como ella, se estremecían cuando sus hijas se negaban a llevar otra cosa que no fuera rosa y purpurina. En el libro, esta columnista del New York Times explica con mucho sentido del humor cómo criar a niñas en una sociedad que presiona tanto a las mujeres hasta el punto de tener que sacrificar sus propias pasiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Igualdad sin renuncias

Es cierto que hay niñas que no muestran ningún interés por este mundo de princesas, algo muy respetable, tanto como las que se pierden por una tiara. Observando a sus hijas, Devorah comenzó a cambiar de opinión y a pensar que algo estamos haciendo mal si nuestras hijas, con apenas 5 años, ya tienen que sacrificar sus preferencias. Devorah cuenta en su libro cómo se puede educar en la igualdad y criar niñas independientes y seguras de sí mismas sin tener que renunciar a su mundo mágico.
El libro, en inglés, está disponible en amazon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fomentan el deporte

Son más que evidentes la aptitudes que todas las princesas Disney tienen para el deporte. Por si tu hija no se había dado cuenta, házselo saber. Fíjate en cómo escalan, saltan, corren o nadan. !Son unas auténticas atletas!
Estas princesas contemporáneas no paran quietas ni un momento y con su efusiva actividad están motivando a las pequeñas a la práctica del deporte y a la actividad física en general. No te sorprendas si tu hija se siente inspirada por cómo cabalga Bella y te pide acudir a clases de hípica. Puede que las aventuras de las hermanas Elsa y Ana le animen a practicar esquí o patinaje sobre hielo, y que los movimientos de Mulán le inviten a probar con el Karate u otro arte marcial.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desarrollan su imaginación

¿Puede haber algo más machista que encumbrar las fichas y los juegos de construcción como el sumum en el desarrollo de la imaginación del niño mientras se desacredita a las hadas, muñecas “mamás” y princesas al definirlas como juguetes sexistas?
Quién tenga hijas sabrá que todas estas muñecas, colocadas cuidadosamente en una fila en su cuarto de juegos, son personajes con múltiples facetas alrededor de los cuales tu hija crea su propio mundo, historias fantásticas que tienen que ver con la vida cotidiana. Si escuchas atentamente las conversaciones que tanto tu hija como sus amigas tienen con "sus princesas" observarás que en ese mundo hay muchas más profesoras, científicas que trabajan con pócimas mágicas o doctoras que salvan la vida de niños que damas desvalidas a la espera de ser rescatadas por el príncipe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Persigue tu sueño

Sí, las princesas, las reinas, las hadas, los unicornios.... Todos estos personajes tan seguros de sí mismos inspiran a nuestras hijas y ayudan a potenciar el empoderamiento femenino, sobre todo les impulsa a conseguir su sueño.
Según un estudio reciente realizado por Mattel en España, que ha lanzado la campaña #TúPuedesSerloqueQuieras, las niñas de hoy en día sueñan con ser actrices, veterinarias, abogadas o profesoras o bailarinas y recuerda a los padres que el juego, por ejemplo con las muñecas Barbie, ayuda a estimular la imaginación y a explotar su potencial para conseguir ser lo que ellas quieran.
El vídeo que publicó Disney a principios de año en youtube (lo puedes ver aquí) y que ha superado los 4 millones de reproducciones, también apuesta por ello.  “Para cada niña que sueña a lo grande hay una princesa para demostrarle que es posible” es el vídeo que fomenta la idea de que "nunca sabrás si puedes hacerlo si no lo intentas".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Enseñan historia

Sí, es cierto que estas heroínas de hoy en día no son las mismas que protagonizaban los cuentos y películas de hace años. Las productoras y los guionistas se han puesto las pilas y ahora sus personajes pisan con más fuerza, son más independientes y capaces de defenderse por sí mismas.
Pero tampoco está mal aprovechar, mientras por ejemplo disfrutaís de la versión original de La Cenicienta, para explicarle a tu hija un poquito de historia y cómo ha cambiado la sociedad; cómo hace muchos años los niños pobres y huérfanos tenían que trabajar en condiciones de esclavitud. Quizá sea el momento de explicar por qué antes solo un príncipe podía salvarte, cómo las opciones para las mujeres estaban muy limitadas y cómo a lo largo de la historia hemos avanzado en derechos. No te olvides de comentarle que en algunos lugares del Planeta, la vida para muchas niñas sigue, por desgracia, siendo igual de opresiva.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Invitan a una buena conversación

No hay nada mejor que una conversación madre e hija y las películas contemporáneas sobre princesas tienen buenos temas sobre los que tratar. Por ejemplo, podéis hablar de Mérida, la protagonista de Brave, indomable; sobre cómo esta joven se cuestiona la sociedad y se rebela ante lo establecido, a pesar de ser hija de reyes.
Además de debatir sobre ¿qué es lo que busca Mérida?, también podéis sacar el tema de por qué Elsa, de Frozen, tiene tanto miedo a mostrarse como es ella realmente. Son tramas que pueden dar para entablar buenos temas de discusión en casa, conversaciones en las que, por supuesto, siempre pueden participar padres y hermanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo